10 Mitos sobre el método y los materiales Montessori

10 Mitos sobre el método y los materiales Montessori

25 marzo, 2017 5 Por jaisa

En la última entrada de Laura Estremera, conde hablaba del «cesto de los tesoros», os comenté que este no era un material Montessori, al contrario de lo que mucha gente cree, parece que os sorprendió que dijese que hay otros muchos mitos más y me habéis estado preguntando por ellos. Debido a eso me he decidido a hacer un pequeño listado sobre algunos mitos sobre el método Montessori:

1.- El material Multibase: Al contrario de lo que mucha gente cree, el material multibase, pese a usarse en muchas escuelas, no es Montessori propiamente dicho. Sin embargo, si por algo se caracteriza el método Montessori es por haber adoptado materiales que fueron desarrollados por otros, aprovechando su concordancia con los principios de método, como es el caso de las Tablas de Seguin, y de adaptar otros ya existentes como los milenarios ábacos. Recuerda que si quieres conocer más sobre el material multibase tenemos un curso fantástico para aprender a usarlo con tus hijos o tus alumnos. Puedes verlo aquí.

2.- El frasco de la calma: Pese al la popularidad de este frasco, siento decir que no, no fue inventado por María Montessori puesto que, entre otras cosas, la purpurina es posterior a la época de la doctora. Dicho lo cual y dada la, ya vista, capacidad de asimilación del método no quita que se pueda llegar a usar como recurso en algunas escuelas.

3.- La mesa de luz: Al igual que el caso anterior, las mesas de luz no tienen nada que ver con el método Montessori, si me preguntasen con qué método están más relacionadas, apostaría por el de Loris Malaguzzi, Reggio Emilia que considera la experimentación con la luz uno de sus pilares. No obstante, como ya hemos visto, la mesa de luz es un gran recurso didáctico y sobre ella se podrían presentar actividades «Montessori inspired» de forma muy atractiva.

4.- La precisión: Si bien es cierto que con los materiales se busca el mayor grado de precisión posible, debemos tener en cuenta siempre que el grado de esta no puede ser exacto si se trata de objetos de madera. Hay casos muy llamativos como el de la torre rosa de haya de la que mucha gente espera que su cubo mayor pese 1 kg (así debería ser en un mundo perfecto pero es imposible que siendo de haya tenga ese peso puesto que la densidad del material es inferior y suele rondar los 750 gr por lo que a hoy día no se comercializan torres, de madera de haya al menos, con esos pesos) o el de los cilindros de botón. Si estos encajasen absolutamente, sin holgura alguna, habría épocas del año en que no se podrían usar puesto que la madera, al ser un material «vivo», sufre dilataciones y contracciones en función de la temperatura y la humedad ambiente (siempre recomendamos un riguroso mantenimiento con este material porque si no, como nos escriben muchas veces -siempre desde las casas porque en las escuelas ya conocen la importancia de pasar un paño húmedo por los bloques y sus huecos regularmente- hay veces que no se pueden meter o sacar algunos cilindros, o queda demasiada holgura) ¿cómo saber entonces dónde está el límite para que no haya confusión en el niño? Muy sencillo, un cilindro solo cabe en su hueco y mayores pero nunca en los que jerarquicamente serían menores.

5.- Fantasía: Muchas veces observo cómo hay mucha sorpresa cuando en una foto de un aula Montessori aparecen libros con personajes «fantásticos». El método Montessori no es absolutamente contrario a este tipo de literatura (aunque por lo general se considera algo «banal») y se pueden encontrar este tipo de producciones literarias en las aulas de taller (primaria). Donde no se deberían ver nunca es en las de los niños menores de 6 años cuya capacidad para discernir entre el mundo fantástico y el real, se supone que,  aun no está del todo desarrollada y les podría causar confusión (entre otras cosas)

6.- La creatividad: A veces se critica al método Montessori que es demasiado «rígido» y que no hay apenas cabida para la creatividad. En este punto yo discrepo parcialmente. En todas las aulas Montessori hay un área específica destinada al arte (además de otra de música). En ella los materiales están dispuestos para que los niños los puedan usar de forma absolutamente autónoma, sin restricción alguna a su creatividad más que la que el adecuado uso del material genere. Hasta aquí la parte en la que discrepo pero, honestamente, en las aulas Montessori no hay espacio «oficial» para el desarrollo de otro tipo de habilidades creativas como las artes escénicas. En muchas escuelas son conscientes de este tipo de «carencias» y complementan la jornada con «extra-escolares» como danza, teatro, etc,…

7.- Los niños hacen lo  que quieren: Seguro que sobre esto ya has leído algo y sabes que, realmente, no es así. Los niños es cierto que eligen su actividad en todo momento (se dice que «quieren lo que hacen») pero siempre en base a unas reglas y un marco bastante estricto. Pueden elegir cualquier material del ambiente preparado que se les haya presentado, no pueden pasar de un material a otro sin haber pasado por los «intermedios» y el uso que se le da al material debe ser ese para el que ha sido concebido. Es decir, que un niño es libre de escoger el tablero de la resta pero no puede hacerlo antes de que se lo hayan presentado (cosa que no ocurrirá hasta haber pasado por todos los materiales anteriores) ni usarlo, por ejemplo, para hacer circuitos con sus tablillas, tan solo podrá usarlo para ejercitar las restas.

8.- Está anticuado: Pese a que su invención y desarrollo se hizo a lo largo del siglo XX, la base científica sobre la que se sentó, a través de la observación del desarrollo infantil (cosa que no ha cambiado en nada), ha servido para que con los años, lejos de desfasarse, sea cada vez más refutado por la neurociencia actual, como un método completo y adecuado para el aprendizaje a través de la manipulación, desde el respeto a los procesos naturales del niño.

9.- Es elitista: Nuevamente si y no. Sí porque hay muy pocas escuelas Montessori, porque casi todas son privadas y porque el acceso a la formación por parte de los docentes es difícil. Sin embargo, aplicar la filosofía Montessori en casa no implica coste alguno, sin contar que, con lo que se gasta cada año en libros de texto se podrían dotar las aulas, si se quisiese, con materiales para muchos años. Por lo tanto, en la escuela pública, el método Montessori sería ideal, si hubiese la oportuna formación del profesorado y, aun más importante, la voluntad por parte de la administraciones competentes. En este punto, además, quiero romper una lanza a favor de los muchos cambios que estoy viendo en los últimos años en los que, cada vez más, mis cursos presenciales y on-line se llenan de docentes que han decidido formar parte de la «primera línea de batalla» del cambio en el sistema educativo.

10.- Hay que aplicarlo todo o nada: Hay quienes defienden que el método Montessori o se aplica por completo o no sirve para nada. Yo, al igual que Tim Seldin(presidente de la Montessori Foundation, que ha sido alumno de una escuela Montessori y padre), como explica en su libro «Cómo Educar Niños Maravillosos Con El Método Montessori«, pienso que se pueden aplicar algunas áreas concretas (es frecuente que muchos padres homeschooles o que en algunas escuelas e incluso, que se eliminen áreas enteras, como la espiritual en centros laicos), decidan aplicar el método solo para las matemáticas, el lenguaje, etc. Al igual que, en muchas familias, obvian la parte académica y se decantan por educar solo en base a los principios más filosóficos del Método.

¿Qué te ha parecido?, ¿qué ideas tenías tú sobre estos mitos?, ¿conoces alguno más que quiera que comentemos?

Recuerda, todos nuestros suscriptores recibirán en su buzón el mini-libro:  “Montessori, una ayuda para la vida” que he escrito esperando que te guste pero, sobre todo, que te ayude a conocer algo más sobre el método Montessori

Si quieres puedes suscribirte a nuestro boletín aquí para no perderte nada  y, además, recibir el pdf´s del libro forma totalmente gratuita.

¿Me cuentas sobre qué te gustaría que hablase en el blog?, también puedes compartir si crees que puede interesar a alguno de tus amigos, regalarme un “me gusta” en nuestra fan page de facebook y, para no perderte nada, suscribirte en a nuestro boletín.

Si lo que necesitas es ampliar y profundizar más sobre el método Montessori, puedes realizar uno de nuestros curos online o bien asistir a uno de nuestros cursos presenciales intensivos que hacemos por toda la geografía Española. En cuanto a materiales, ¿qué te voy a contar? los puedes ver todos, toditos en latienda de Jaisa Educativos.

¡Gracias por confiar en Jaisa Educativos!