Características de la infancia y la niñez, según María Montessori (y sorpresa)

Características de la infancia y la niñez, según María Montessori (y sorpresa)

4 febrero, 2017 3 Por jaisa


Como sabéis, los tres últimos años no he parado de viajar con toda la familia llevando un poquito de Montessori por toda España. Han sido unos años de dedicación completa que no me han permitido estar demasiado en redes sociales y mucho menos escribir en el blog. Los viajes, el homescooling con 3 niños, el trabajo en Jaisa Educativos y el Máster de primaria AMI, para formarme como guía Montessori, han absorbido hasta el último segundo de mi día a día.

Durante uno de nuestros talleres, ¿adivinas qué estaba explicando?

Aunque seguimos viajando mucho uno de los objetivos 2017 es poder acercaros desde el blog, entre otras cosas, una parte de Montessori, así que realmente espero poder publicar a menudo y hablaros tanto de aspectos más conocidos como de otros que no lo son tanto. Empezamos hoy con los dos primeros planos del desarrollo para poder empezar a hacernos una idea sobre las «Características de la infancia y la niñez, según María Montessori» (además, al final del post tienes una sorpresa especial que espero que te guste porque a mi me hace muchísima ilusión)CARACTERÍSTICAS DE LA INFANCIA Y LA NIÑEZ SEGÚN MARÍA MONTESSORI

María Montessori observó que el niño pasa de la infancia a la adultez a través de 4 períodos evolutivos a los que llamó «Planos del desarrollo». Cada período presenta características radicalmente distintas de los otros, pero constituye los fundamentos del período siguiente. Si un plano o periodo no se satisface, se seguirá arrastrando para toda la vida.

Fuente: Maria Roch (entrenadora AMI)

En el esquema anterior, conocido como “El ritmo constructivo de la vida” cada plano del desarrollo está representado con un triángulo que descansa sobre una línea que representa la línea de la vida. Cada triángulo encierra las características del desarrollo humano correspondientes a cada etapa. Están divididos en periodos de seis años, y a su vez éstos fueron divididos en sub-periodos de tres años.

María Montessori identificó a las etapas de la infancia y la adolescencia, como las etapas más críticas e intensas y en las que se producen más cambios tanto físicos como psíquicos (triángulos rojos). De manera contraria, consideró a la etapa de la niñez y a la juventud, como las etapas más serenas y menos problemáticas (triángulos azules). Para hacer esta clasificación de etapas, Montessori se basó en el hecho de que las personas presentan diferentes manifestaciones en los diferentes periodos del desarrollo. Esta teoría la propuso en su conferencia del Congreso Montessori de Edimburgo en 1938 y en otra ponencia en Londres en 1939. Explicó que estos cambios en los humanos, son parecidos al fenómeno de la metamorfosis en los insectos y aunque en las personas dichos cambios no son tan obvios, el proceso es similar. Os cito una de estas comparaciones en las que nos encontramos a Montessori hablando en términos biológicos:

El hecho de la metamorfosis, aunque solo sea de nombre, es conocido por todos. Todo el mundo está al menos ligeramente familiarizado con los cambios que tienen lugar en la historia vital de la rana y de la mariposa. La última, como sabemos, nace del huevo, como una larva diminuta, que empieza a crecer inmediatamente. Lo importante es que a medida que crece, se queda con la misma forma durante un largo periodo de tiempo; y con ella todo un grupo de cosas que son constantes para una época definida. Su color, forma, manera de moverse, la dieta, la manera de comer quedan sin cambiar durante el periodo en el que continúa creciendo de forma constante y uniforme. Pero solo durante un tiempo. Entonces, de manera bastante inesperada y sin causa externa alguna, cuando llega el momento destinado, empieza a experimentar un cambio profundo. Cesa su alimentación voraz y comienza a hacer algo que no había mostrado nunca antes señales de hacer: se teje una especie de hamaca sedosa o capullo. Una vez acabado, cae en un profundo sueño durante el cual experimenta una serie de cambios que parecen llegarle hasta casi las raíces de ser. Permanece en este plano durante otra época de su vida, durante la que el crecimiento continúa pero en una línea totalmente diferente. Los órganos viejos desaparecen y nuevos toman su lugar (por ejemplo, las alas). Luego viene un periodo de transición – corto, crítico y peligroso – y entonces sale la mariposa. Por fin ha logrado “la norma de la especie”, el adulto”. (Standing, capítulo VI, Stages of development, metamorphosis, pág. 107

Ahora, dice Montessori, la parte importante de la que nos tenemos que dar cuenta, como educadores, es que de una forma similar (aunque de forma mucho menos visible), el niño durante su desarrollo pasa por distintas épocas de crecimiento más o menos uniforme, que alternan con periodos de transición o metamorfosis. Estos últimos son verdaderas “transformaciones”, dado que ni el hombre externo ni el interno se parece a lo que era. Se relacionan con los aspectos físicos, mentales y sociales del desarrollo.” (Standing, capítulo VI, Stages of development, metamorphosis p. 107)

Os cuento una breve explicación de los dos primeros planos del desarrollo; la infancia y la niñez:

PRIMER PLANO DE DESARROLLO: LA INFANCIA

El primer Plano del Desarrollo empieza con el nacimiento y se prolonga hasta los 6 años. Está caracterizado por la mente absorbente del niño, la cual toma o absorbe todos los aspectos, buenos y malos, del ambiente que lo rodea.

A diferencia del adulto que adquiere conocimientos desde la inteligencia, la mente absorbente permite al niño aprender aún cuando no tiene la voluntad necesaria para ello (de forma inconsciente).

Montessori lo describe como la fase para sentar las bases de la personalidad. Todo este plano de desarrollo va desde un estado inconsciente a uno con mayor conciencia; de no poder desplazarse a caminar, de no comunicarse a hablar, de ser totalmente dependiente a poder hacer cosas por sí mismo. Es la etapa de la independencia física. María Montessori lo divide en dos sub-etapas:

  • 0 a 3 años: caracterizada por una gran absorción y construcción. El niño muestra una mentalidad a la que el adulto tiene difícil acceso ya que a penas puede ejercer influencia directa sobre el. María Montessori considera al recién nacido, como un embrión psíquico o espiritual, porque deberá desarrollar el movimiento, el lenguaje, el pensamiento, la personalidad en función de las posibilidades que le ofrezca el entorno para convertirse en un ser único e irrepetible.

De 0-3 absorción y construcción

  • 3 a 6 años: caracterizada por el perfeccionamiento de las habilidades adquiridas. El niño muestra la misma mentalidad que en la primera etapa, pero ahora es especialmente influenciable. Todas las acciones desde ahora se van a desarrollar de forma consciente y voluntaria. Es un periodo embrionario para la formación del carácter.

De 3 a 6, perfeccionamiento de habilidades

La base del conocimiento en este periodo se da de forma sensorial, es decir, a través de los sentidos. Es una tapa intensa en la que el niño desprende energía desde todos los ámbitos. Es un explorador nato.

¿Cómo se consigue el paso del inconsciente al consciente? Es a través del movimiento que sigue el camino del placer y del amor. Cuando el niño empieza a moverse, su mente absorbente ya ha asimilado el mundo de forma inconsciente. Ahora, a medida que empieza a moverse, se vuelve consciente. Si miras un niño pequeño de dos o incluso de un año, siempre está manipulando algo. Esto quiere decir que, mientras manipula con sus manos, está trayendo al consciente lo que su mente subconsciente ya ha asimilado antes.

Es a través de los objetos en su entorno, en forma de juego, que revisa las impresiones que ya ha absorbido con su mente inconsciente. Es a través de este “trabajo” (ya que es tanto trabajo como juego) que se hace consciente y se construye a sí mismo. Se desarrolla a sí mismo mediante sus manos, usándolas como los instrumentos de la inteligencia humana.” (Standing, Capítulo VI, Stages of development, From the Unconscious to the Conscious, pág. 111)

Nunca volverá a darse en toda la vida una etapa de desarrollo y crecimiento de tal intensidad.

Es también un periodo creativo ya que el niño se está creando a partir de nada y una etapa de grandes cambios físicos y bastante vulnerabilidad a las enfermedades.

Todos los estudios actuales del desarrollo humano, coinciden en que los primeros años de vida son fundamentales, porque a partir de las primeras experiencias, la persona construirá sus habilidades básicas, formará su personalidad y definirá su estilo de aprendizaje. Por ese motivo es de gran importancia cuidar al máximo esta etapa y ofrecer al niño un ambiente lo mejor preparado posible para que pueda desarrollar todas sus potencialidades.

SEGUNDO PLANO DE DESARROLLO: LA NIÑEZ

El segundo plano de desarrollo va de los 6 a los 12 años que se caracteriza por la mente razonadora. Es un periodo tranquilo de crecimiento uniforme. El niño empieza una etapa de razonamiento, de gran imaginación y de mucho interés por conocer sobre el mundo en general. Desarrolla el pensamiento abstracto.

En esta etapa el ser humano se considera un embrión social, explora la moralidad y construye una sociedad organizada, está hambriento de cultura, tiene un enorme interés por el funcionamiento interno de todas las cosas en el universo, por lo que la educación cósmica es la respuesta a las necesidades de esta etapa.

De los 6 a los 12 años «la mente razonadora»

Están interesados en la justicia, preocupados de lo que es correcto, de lo que debe ser, por lo que surge la necesidad de que existan congruencia y consistencia por parte del adulto que interactúa con el niño para que este pueda confiar en él. Está también deseoso de pertenecer a un grupo y poder expresarse libremente. Es la etapa de la independencia intelectual.

En esta etapa gozan también de buena salud y de mucha energía. No se dan grandes cambios físicos, al contrario que en la etapa anterior.

¿Qué te ha parecido?, ¿Conocías ya las características de la infancia y la niñez según María Montessori?, ¿Sobre qué otras cosas te gustaría que escribiese?

Recuerda que si quieres saber más sobre el método Montessori puedes encontrar sus libros aquí u optar por hacer alguno de nuestros cursos.

Y como lo prometido es deuda, además, para acercarte un poco más al Método Montessori, todos nuestros suscriptores recibirán en su buzón la próxima semana el mini-libro  «Montessori, una ayuda para la vida» que he escrito con mucha ilusión y cariño.

Aun estás a tiempo de suscribirte a nuestro boletín aquí para no perderte nada  y, además, recibir el pdf de forma totalmente gratuita.

No te olvides de dejar tu comentario (me encantará saber tu opinión), compartir si crees que puede interesar a alguno de tus amigos, dar a me gusta en nuestra fan page de facebook y, para no perderte nada, suscribirte en a nuestro boletín.

¡Gracias por confiar en Jaisa Educativos!