Gramática Montessori con los símbolos gramaticales.

Hoy en el blog de Jaisa Educativos tenemos una entrada muy interesante sobre una de las áreas menos conocidas del método Montessori, al menos en primaria y donde Almudena Palacios, nos vuelve a deleitar con su capacidad para transmitir su conocimiento sobre el Método Montesori. Esperamos que los sólidos y símbolos gramaticales os gusten tanto como a nosotros:

Quiero comenzar expresando mi admiración al trabajo de María Montessori en la etapa de Educación Primaria, ya que parece que solo nos centramos en la etapa de Infantil y nos olvidamos de estos maravillosos materiales.
Sin querer, no paro de pensar en lo bien que vendrían estos materiales en las aulas de primaria de cualquier colegio.
No solo del área de lengua, sino también de matemáticas.
La gramática es la parte de la lingüística que estudia la estructura de las palabras y como se combinan para la realización de frases. Incluye morfología y sintaxis.
Los análisis que todos hemos realizado desde primaria hasta los exámenes de acceso a la Universidad.
Con el material de símbolos gramaticales es tan sencillo de entender y de explicar a los niños que parece increíble.
He realizado varios vídeos hablando sobre este material, a continuación podrás ver uno de ellos.
Además, este material no solo sirve para analizar frases, sino que nos puede dar mucho juego para realizar diferentes actividades, como te muestro en estos 4 vídeos, con los símbolos gramaticales Montessori.

Qué son y cómo son los símbolos gramaticales

En la caja de madera se incluyen 9 formas geométricas que simbolizan los sólidos gramaticales y a su vez los elementos gramaticales: sustantivo, artículo, adjetivo, pronombre, verbo, adverbio, preposición, interjección y conjunción.

Símbolos gramaticales Montessori

Sólidos gramaticales Montessori

Hay 10 unidades de cada figura, son de madera.
Sustantivo, se representa por el triángulo negro.
Adjetivo, se representa por el triángulo azul más grande.
Artículo, se representa por el triángulo azul más pequeño y claro.
El sustantivo, el adjetivo y el artículo como suelen ir juntos y tienen coherencia se representan por el mismo símbolo, el triángulo.
Pronombre, se representa por un triángulo morado, porque el pronombre sustituye al nombre y el color, al acompañar al verbo y sustituir al nombre entre el rojo y el negro, sale el morado.
Verbo, se representa por el círculo rojo.
Adverbio, se representa por el círculo naranja, al ir con el verbo, se representa por el mismo símbolo, el círculo.
Preposición, se representa por el símbolo verde, parece una luna, jeje.
Interjección, se representa por el símbolo dorado, que es una llave. Es una llave porque nos permite abrirnos a nuestras emociones que se expresan por interjecciones.
Conjunción, se representa por el rectángulo rosado como las manos, porque sirve para unir expresiones, dos expresiones se dan la mano.
Es un material que también se puede realizar en casa.
En el siguiente vídeo os enseño dos formas para realizarlo vosotros mismos.

Objetivos y Gramática Montessori

María Montessori comienza con la gramática en la educación inicial, ya que es un material sensorial, así se van familiarizando con este material desde que comienzan a hablar.
Maneja el lenguaje de forma inconsciente.
Los objetivos de este material son:

* Material sensorial para adquirir esos conceptos gramaticales desde el inicio.

* Facilita la comprensión de los conceptos gramaticales.

Entre los 3 y 6 años el niño es cuando más palabras aprende, adquiere muchísimo vocabulario, es su momento sensible.
En Taller se explica todo mediante historias, lecciones, así se despierta el interés por la cultura y la gramática también se enseña a través de historias y de materiales manipulativos.
Montessori agrupa estas nociones gramaticales en tres grupos:

* Familia del nombre.
* Familia del verbo.
* Partículas de unión y expresión.

Historia de la gramática (sustantivo)

Al niño se le dice que todas las palabras pertenecen a una de las nueve categorías.
La presentación de este material se realiza cuando empieza a leer.
Comenzamos por el sustantivo.
La guía Montessori (equivale a la maestra dentro del aula en la escuela tradicional) invita a los niños a traer todo lo que vean que no tenga nombre, al final de la actividad concluye diciendo que todo tiene nombre.
Entonces comienza a contar la historia del nombre. El hombre fue el que dio nombre a todas las cosas…
Después de la historia, coge algo de su alrededor, por ejemplo, una casita, una granja, un supermercado… con todos los nombres en cartulina.
La guía Montessori comenta que la función del nombre en una oración es el sustantivo y escribe la palabra en una tarjeta.
Después coge un paño oscuro, la pirámide del solido gramatical y el triángulo del símbolo gramatical, se colocan debajo del paño para que los niños no lo vean.
Se habla sobre las palabras, que son muy antiguas como las pirámides y que aún perduran como las palabras.
El color negro viene dado por un material muy antiguo, como el carbón.
Cuando representamos o analizamos nuestras frases pondremos una cara de la pirámide y es un triángulo negro, de ahí el símbolo.
Es más grande que el resto de triángulos porque los sustantivos son muchos y más importantes que los artículos y adjetivos.
Es un material sencillo y fácil de usar, al igual que se podría hacer en caa sin problema.
Lo mejor de esto es que no es necesario que tus hijos vayan a un colegio Montessori.

Si quieres saber más sobre el método Montessori te invito a ver mi vídeo-training gratuito.

Mi presentación

Soy Almudena Palacios, mamá, maestra y antropóloga. Formada en Disciplina Positiva y en pedagogía Montessori. Autora de los blogs ViviendoMontessori y Educación-Primaria.

¿Qué te ha parecido lo que nos cuenta Almudena?, ¿Imaginabas que la gramática pudiese ser tan manipulativa?, ¿Cómo la trabajas tú? Me encantaría que me lo contases en un comentario.

Si quieres seguir acompañando a tus hijos o alumnos a través del método Montessori, recuerda que solo hasta fin de mes (marzo 2018), con motivo de nuestro 5º aniversario, tienes TODOS nuestros cursos auto-gestionados con un -50% d descuento. Puedes ahorrar hasta más de 200 eur para poder ir aprendiendo a tu ritmo y saber más sobre la filosofía del método y el uso de los materiales Montessori o Multi-base. Para poder optar a esta formación con descuento puedes hacerlo pinchando aquí.

 

No te lo puedes perder!

Para que no te pierdas nada, suscríbete a nuestra Newsletter semanal, donde os informamos de todas nuestras novedades, además de seguirnos en nuestra Fan Page de Facebook.

No olvides que todos nuestros suscriptores recibirán en su buzón el mini-libro:  “Montessori, una ayuda para la vida” para conocer algo más sobre el método Montessori.

Si quieres puedes suscribirte a nuestro boletín aquí y, además, recibir el pdf´s del libro forma totalmente gratuita.

¡Gracias por confiar en Jaisa Educativos!

Dificuldades de “hacer Montessori” en casa cuando nuestro hijo va al cole tradicional

Una colaboración más de Alessandra Mosquera, a la que pudiste conocer ya aquí, de Nuestros Momentos Montessori donde reflexiona sobre un tema que se que inquieta a muchas personas ¿cómo seguir transmitiendo las enseñanzas del método Montessori una vez que nuestros hijos han entrado en primaria? Esperamos que este post os parezca tan interesante como a nosotros 😉

Me acuerdo que una vez pregunté en un grupo Montessori de Facebook porque nadie compartía actividades con sus hijos después de los 6 años; tenía la sensación que en el momento que el niño llegaba a esta edad Montessori dejaba de existir, al menos para quién no puede pagar un colegio con este método pedagógico. Había muchos posts de mamás compartiendo materiales y actividades con sus niños de 0 a 6, pero después de esa edad, nada. Vacío completo. ¿Por que? , me preguntaba. Si es cuándo los niños aprenden a leer (bueno, muchos de ellos), a sumar, a restar… es la hora de mayor adquisición de conocimientos. Una participante del grupo contestó: “pero para qué vamos hacer actividades con ellos si llegan del colegio llenos de deberes y cansados de estar en una silla escuchando a alguien hablar? Lo que ellos quieren es descansar, relajar, jugar”.

Nunca me olvidé de esta respuesta. No digo que la persona que lo dijo no tenga razón. Sí, la tiene. Es verdad que los niños pasan muchas horas en el colegio, sentados, escuchando contenidos que quizás no les interesan, y luego al llegar a casa tienen los deberes… es triste, pero es la realidad de la gran mayoría de niños en España, y también en otros países. Muchos padres prefieren dejarlos a su aire el poco tiempo que tienen. También muchos padres trabajan y están cansados y, en cima, con la doble jornada en el hogar. Lo último que quieren es hacer tarjetas, pensar en presentaciones…

A pesar de eso, me negué a aceptarlo. No quería que mi hijo dejara de “hacer Montessori” solo porque va a un colegio tradicional, pasa casi ocho horas allí y tiene de hacer deberes. ¡Es que creo que Montessori es tan grande para ser abandonado al entrar en Primaria! Es justo cuando son obligados a leer sin estar preparados, a hacer sumas y restas sin entender exactamente por qué, a engullir contenidos que, en la mayor parte de las veces, los niños no terminan de asimilar y los profesores los meten por presión del currículum. Por que aprender que la Tierra es un planeta? Por que aprender que hay animales vertebrados e invertebrados? Por que aprender que es un adjetivo, un verbo? “Porque el profe nos manda”. Y desde cedo ya aprenden que uno es el opresor y ellos son los oprimidos. Sin discutir.

Cuando empecé a aprender sobre los materiales de Primaria, estaba interesada en aprender solo Lengua, porque siempre fue el punto débil de mi hijo y sabía que necesitaría ayuda, y Educación Cósmica, porque me gusta mucho y me parece transmitir un mensaje precioso. Pero luego vi que necesitaría más (que necesito más). “Izan, qué es cien? Sabes lo que significa cien?”, pregunté a mi hijo. “Cien es uno, cero, cero, mami”. No. Yo tenía de hacer algo.

No culpo al profesor. Él tiene más de una centena de niños para enseñar matemáticas y cumplir un currículum con tiempos muy justos. El sistema está mal. Pero no es por eso que voy dejar que mi hijo no entienda que 100 es una centena, y que una centena son cien unidades. Hala, a hacer la presentación del sistema decimal!

Pero es verdad que no es así tan sencillo. A parte de luchar contra el cansancio y los deberes, y mis próprios deberes (limpiar, comprar, cuidar de dos perros, mi trabajo remunerado), también tengo de competir con las modas, los dibujos que los niños del cole asisten y hablan sobre con mi hijo – y logicamente él también quiere verlos para participar de las charlas con sus amiguetes – las costumbres que cada niño lleva de su casa al colegio y que mi hijo acaba aprendiendo también, y siempre entorpece Montessori. Es un ir contra la corriente contínuo y difícil, es frustrante, es muy duro. A veces creo que lo peor no son los deberes del colegio y sí competir con los Invizimals.

Llegar a todo es imposible, el día solo tiene 24 horas, y lo único que podemos hacer es organizarse. Lo que voy contar a seguir es cómo hago yo, por supuesto no es la verdad absoluta y cada una tendrá su sistema, pero quizás contando cómo hago estaré ayudando a alguien que está totalmente sin ideas y con ganas de tirar la toalla.

Primero de todo, hay que establecer prioridades. Mientras mi hijo está en el cole, tengo tres horas antes de ir a trabajar. Las utilizo para lo que más necesito en aquellos momentos: si hay que hacer la compra o limpiar algo, pues lo hago, pero intento dejar al menos una hora para escribir en el blog, hacer un vídeo, o preparar una actividad. Si tengo de ir despacio, pues así voy. Apunto en una aplicación del móvil una lista de todo que tengo de hacer al largo de la semana que empieza: responsabilidades de la casa, de los perros, médicos… la limpieza hago el mínimo necesario y dejo lo más duro y que lleva más tiempo para el fin de semana, cuando mi marido está en casa y puede colaborar.

Soy una gran usuaria del transporte público y aprovecho el tiempo que voy en metro o en autobús para leer, estudiar, apuntar en la misma app ideas para posts o actividades con Izan. Por la noche, no puedo hacer nada más que sacar al perro mayor, cenar, ducharme e ir a la cama, porque al día siguiente despierto temprano. Sé que hay algunas que están de madrugada despiertas trabajando delante del ordenador pero si no duermo, me afecta muchísmo, es algo irrevocable.

Las presentaciones y actividades Montessori dejo para hacerlas en los fines de semana y festivos. No pasa nada si no hacemos siempre, en casa el ritmo es distinto y no tiene que ser igual a un colegio Montessori (de hecho, nunca lo es). Intento estar pendiente de sus intereses para darme ideas de qué podemos trabajar. Ahora, con 7 años, él mismo da sugerencias. “Mami, tengo ganas de hacer un experimento”, y lo hacemos. Él tiene su habitación preparada, con la estantería y sus materiales. A veces tiene la iniciativa de usarlos pero muchas veces espera cuando está conmigo. Al contrario de lo que muchos piensan, Montessori está pensado para grupos, especialmente en Primaria, y él no tiene ganas de trabajar solo. Soy un poco la guía y la compi. En esos momentos ocurre que él llega a conclusiones insólitas y divertidas, o hace relaciones, o me cuenta que está estudiando lo mismo, o incluso aprovecha para confesar que se ha peleado con alguien. Para mí, es lo más bonito de “hacer Montessori”: estrechar lazos.

Y es que al final, las madres, y los padres, son los primeros profesores de un niño. Para aprender, es necesario que haya emoción y que el niño quiera a quién le enseña. Al fin y al cabo, tratase de compartir experiencias y vivir lo que será un día recordado con cariño en la memoria. Mi padre solía contarme historias de su amada Galicia cuando me llevaba al parque los domingos por la mañana, yo hago actividades con mi hijo. Creo que todo es amor, todo queda.

¿Qué te ha parecido?, ¿Estás de acuerdo en que se puede seguir haciendo Montessori aunque tu hijo crezca y no vaya a una escuela donde se aplique el método?, Me encantaría que me lo contases en un comentario.

Si quieres seguir acompañando a tus hijos o alumnos a través del método Montessori, recuerda que solo hasta fin de mes (marzo 2018), con motivo de nuestro 5º aniversario, tienes TODOS nuestros cursos auto-gestionados con un -50% d descuento. Puedes ahorrar hasta más de 200 eur para poder ir aprendiendo a tu ritmo y saber más sobre la filosofía del método y el uso de los materiales Montessori o Multi-base. Para poder optar a esta formación con descuento puedes hacerlo pinchando aquí.

 

No te lo puedes perder!

Para que no te pierdas nada, suscríbete a nuestra Newsletter semanal, donde os informamos de todas nuestras novedades, además de seguirnos en nuestra Fan Page de Facebook.

No olvides que todos nuestros suscriptores recibirán en su buzón el mini-libro:  “Montessori, una ayuda para la vida” para conocer algo más sobre el método Montessori.

Si quieres puedes suscribirte a nuestro boletín aquí y, además, recibir el pdf´s del libro forma totalmente gratuita.

¡Gracias por confiar en Jaisa Educativos!

Números y contadores para trabajar las matemáticas

Una semana más os traigo un post invitado, esta vez, escrito por Almudena Palacios, madre, maestra, antropóloga y blogger autora del maravilloso blog ViviendoMontessori que, si no lo conoces, te recomiendo que te pases por él ya que, seguro, aprenderás mucho sobre el Método Montessori. Almudena nos escribe sobre un material que, tanto si practicas el método como si no lo haces, podrá ayudarte a transmitir conceptos básicos de matemáticas a tus hij@s o alumn@s:  números y contadores. Espero que lo disfrutes tanto como yo al leerlo:

Hoy en día los niños tienen grandes problemas con el área de matemáticas. La mayoría de ocasiones viene dado porque pensamos que los niño deben aprenderlas imaginando, porque son abstractas y la mayoría de las veces invisibles.

Lo que debemos hacer es acercarles las matemáticas, que las vean y las toquen. Gracias a verbalizarlas y representarlas, lo niños las entienden mejor.

Esto lo conseguimos con los números y contadores.

Antes de hablar del material, quería comentar algunas ventajas de trabajar las matemáticas de forma manipulativa.

  • Aprenden desde el juego, por lo que tienen un gran gusto por aprender.
  • Fomentan la participación del niño, porque son materiales que incitan a trabajar con ellos.
  • Las actividades de matemáticas las puede repetir siempre que desee.
  • Gran motivación, ya que él mismo ve sus progresos.

En qué consisten los números y contadores

Los números y contadores es un material Montessori del área de matemáticas. Aunque no lleves a cabo el método Montessori, puedes utilizar perfectamente este material para apoyar al niño en su aprendizaje.

Es un material muy conocido y utilizado, porque es muy sencillo y útil.

El material consta de una caja de madera con dos compartimentos, en uno trae los números del 1 al 10 de madera y pintados de rojo y en el otro las 55 cuentas, también de madera y rojas.

El original de María Montessori, según el manual de psico aritmética estaba formado por los números del 0 al 9.

Como todos los materiales Montessori es un material autocorrectivo, ya que el niño solo se dará cuenta si se ha equivocado o no, porque le sobrarán o le faltarán contadores.

El niño se asegura el proceso de abstracción, ya que puede manipular las matemáticas.

Poco a poco interiorizan el proceso que surge de lo concreto a lo abstracto.

Como veis tienen el mismo color (rojo), esto es positivo para el niño, ya que favorece la concentración y la asimilación de los contenidos que vamos a tratar.

Objetivos que se consiguen con los números y contadores

  • Aprender a identificar los números.
  • Aprender a dibujar el símbolo de cada número.
  • Introducir a la noción de par e impar.
  • Reconocer la secuencia de los números.
  • Asociar la cantidad del 1 al 10 de forma manipulativa y visual.
  • Concepto de orden creciente y decreciente.
  • Favorecer la concentración y asimilación de contenidos.
  • Concepto de doble y mitad.
  • Desarrollar la coordinación.
  • Reforzar el conteo.

Incluso con ellos podemos comenzar a introducir sumas y restas, así como preparar para la divisibilidad de números.

Cuándo y cómo presentar los números y contadores

La edad de presentación del material ronda los 4 años, pero recuerda que debes seguir al niño, dependiendo de su desarrollo psicoevolutivo.

Habrá niños que podrán trabajar con este material antes y otros después.

Lo que si debemos hacer es presentarlo después de haber trabajado con los listones numéricos, caja de husos y números de lija.

Cómo deben ser las actividades

Este material como he dicho anteriormente se utiliza sobre los 4 años.

A esta edad los niños necesitan realizar actividades variadas, muy cortas e interesantes, a no ser que se concentren, entonces tendremos que dejarlos hasta que ellos terminen.

La actividad más sencilla para realizar con los números y contadores es ponerlos en orden ascendente o incluso ir nombrando números y poniendo tantos contadores como el número marque.

En el siguiente vídeo veremos cómo aprender el concepto de par e impar de forma manipulativa y visual. Muy fácil de entender para todos los niños.

Parece un material sencillo, pero nos da mucho juego para realizar muchas actividades más.

Es un material ameno y muy fácil de usar. Incluso si tu hijo no está en un centro Montessori o no aplicáis el método en casa.

Si quieres saber más sobre el método Montessori te invito a ver mi vídeo-training gratuito.

 

Mi presentación

Soy Almudena Palacios, mamá, maestra y antropóloga. Formada en Disciplina Positiva y en pedagogía Montessori. Autora de los blogs ViviendoMontessori y Educación-Primaria.

¿Qué te ha parecido, conocías ya este material?, ¿usas algo parecido? Cuéntamelo en un comentario 😉

No olvidéis que tenemos nuestro apartado de cursos online a través de la plataforma Jaisa Formación, en los que si se te hace imposible asistir a uno de nuestros presenciales, siempre puedes apostar por una formación de calidad sin moverte de casa.

Os dejo también el enlace al curso online tan esperado de Montessori Primaria

¡No te lo puedes perder!

Para que no te pierdas nada, suscríbete a nuestra Newsletter semanal, donde os informamos de todas nuestras novedades, además de seguirnos en nuestra Fan Page de Facebook.

No olvides que todos nuestros suscriptores recibirán en su buzón el mini-libro:  “Montessori, una ayuda para la vida” para conocer algo más sobre el método Montessori.

Si quieres puedes suscribirte a nuestro boletín aquí y, además, recibir el pdf´s del libro forma totalmente gratuita.

¡Gracias por confiar en Jaisa Educativos!

Adolescentes y el aprendizaje de las matemáticas

Hoy os traigo en el blog una entrada muy especial. Y es muy especial por dos cosas, la primera es que habla de una etapa educativa que parece siempre alejada de los focos, donde se supone que los estudiantes ya son 100% responsables de su aprendizaje y donde no parece haber mucho movimiento para mejorar las cosas pedagógicamente hablando: la adolescencia. Y la segunda es que está escrita por una persona a la que tengo un inmenso cariño por su generosidad y su entrega hacia la labor docente y, sobre todo, hacia los adolescentes. Hablo de la maravillosa Raquel P. Ruiz, que aunque no es la primera vez que escribe para nuestro blog sí es la primera en la que la presento como es debido. Esta profesora de matemáticas de instituto, capaz de marcar nuevas y efectivas reglas en su aula en favor de sus alumnos como educandos y como personas es, además, la autora del blog, llenito de materiales imprimibles gratuitos y de interesantísimas entradas, sobre el Método Montessori: MiMontessori. Si no lo conoces te invito a que te des una vuelta por él y lo disfrutes (aunque seguro que después de leer este interesantísimo artículo no me cabe duda de que te quedarás con ganas de más y querrás seguir leyendo más y más post de Raquel).

Sin más, os dejo esta entrada que espero que comentéis mucho 😉


Cuando hablamos del aprendizaje de las matemáticas en secundaria e intentamos introducir la palabra “manipulativo”, la primera frase que se nos viene a la cabeza es “genial, pero ¿cómo?”. Si nos leemos la ley Wert (la LOMCE), que es algo muy ameno de leer, una lectura ligera después de comer y tal…  😉 , bueno, pues si la leemos nos insta a que seamos guías en el proceso de aprendizaje de los alumnos, que ellos deben ser el propio motor de su aprendizaje. Me encanta esa filosofía de la ley, sino fuese porque luego nos encorsetan los contenidos a dar (demasiados para el tiempo que hay) y los estándares evaluables a tener en cuenta.
Aún así, se puede buscar un margen, siempre hay formas de justificar determinadas metodologías en el aula. Y aunque, no he conseguido leer demasiadas cosas de cómo se enfocan las matemáticas en secundaria con el método Montessori, sí sé que para que una actividad sea considerada “Montessori friendly” debe cumplir los siguientes requisitos:

    1. Partir de los intereses del adolescente.
    2. Tener control del error.
    3. Manipulativa (dentro de lo posible)
    4. Concreta, aislando las dificultades.

En nuestro caso, ya en el primer punto, nos damos de bruces con los contenidos que marca la ley… nada de los intereses del adolescente 😥 . Aunque es cierto que cualquier actividad que implique aprender sin libro, de una forma “no tradicional”, le predispone a una actitud abierta hacia el aprendizaje.
Esa es mi intención en las clases de primero de la ESO ¿y por qué en primero? Porque ya empecé el año pasado realizando actividades y vi los resultados, porque el temario es menos exigente y no hay la presión que tienen por ejemplo cuarto y los bachilleratos. (Ya llegaré, voy poco a poco)
Os pongo actividades concretas, para que veáis que son fácilmente adaptables a vuestro curso:

1. Los enteros. Criptografía. Cocina.

Partimos de que los alumnos ya conocen los números negativos, lo que les cuesta y lo que deben queremos que aprendan es a operar con ellos. Para ello empleé las perlas Montessori, tenemos la suerte de que en clase hay un proyector y utilicé los gráficos que usé para hacer las tarjetas. El caso es que les dije que sumar un número es contar hacia delante si el número es positivo, y hacia la izquierda si es negativo (La explicación es un poco más elaborada que eso 🙂 ). Les mostré varias sumas distintas y luego les puse unos tarjetas con ejercicios (la solución estaba en la parte de detrás). Les di perlas (tengo el decanomio hecho por mi amiga Sílvia <3 ) aunque no fueron suficientes y se las iban intercambiando (ellos buscan soluciones para todo). El caso es que es verles reírse mientras aprenden a sumar enteros tiene su parte mágica. Intenté hacerlo con las multiplicaciones, pero me vi incapaz de explicarles porque un número negativo por otro número negativo tiene como resultado un número positivo de forma sencilla… Me voy adaptando, que sé cómo puedo hacerlo, allá que voy, que no… bueno, al menos mis chicos no se quejan.
Para afianzar los conocimientos, en vez de un examen (que también tuve que hacer, cosas de la inspección educativa y que los instrumentos de evaluación deben ser los mismos para todos los primeros…) se puede hacer una actividad que les resultó buenísima. Consistía en hacer una receta de “bolitas dulces”, la receta estaba criptada y para descifrarla tenían que realizar operaciones con enteros. El resultado final fue este:

De la misma forma, pero con una receta de tarta de queso (que no hacía falta hornear) y fracciones. La idea es que les resulte motivador practicar, que vean un objetivo atractivo para hacerlo… y nada mejor que algo que se puedan zampar después.
 

¿veis el control del error 😛

 
2. Los porcentajes. Slime.

Para el tema de porcentajes, que no dejan de ser fracciones, la única actividad que van a realizar, puesto que el concepto es fácil de asimilar será, la realización de slime (masa sensorial) empleando porcentajes. La receta estará dada con porcentajes y ellos deberán calcular las cantidades para hacerla. El control del error es, obviamente, que el slime no quede demasiado líquido o demasiado pegajoso…
El curso pasado para practicar con porcentajes les hice una simulación de gastos mensuales. Al azar tendrían un sueldo de entre 800 y 1200 euros. Les asigné, también al azar, una zona en la que debían buscar un piso de alquiler. Los gastos de agua, luz y gas venían dados como un porcentaje de su sueldo (debían calcular la cantidad) y debían asignar cantidades a gastos de alquiler, comida, higiene, transporte, ocio… y pasarlo a porcentaje. Luego calculaban el ahorro mensual. No solo aprendieron porcentajes, se dieron cuenta de lo difícil que era tener todo lo que querían y no comer solo arroz. Aquí no había control del error, pero me pareció que aprendieron mucho más de lo que tenía en mente.

3. Algebra. Costura.

En el álgebra la motivación es esencial, es la parte más abstracta del curso, explicarlo de forma manipulativa no supe hacerlo, pero si podía elaborar una actividad que sí que lo fuese. La actividad consistía en coser su propio estuche de fieltro. Las puntadas las aprenderíamos investigando en YouTube pero las dimensiones de las partes del estuche serían las soluciones a unas ecuaciones de primer grado. Todos disfrutaron con la actividad, y es una actividad que se puede adaptar a cualquier tema de primero o de segundo de la ESO.
Este año doy también un curso de Segundo de la ESO y en él también realizo actividades de este tipo.

4. Estadística. Grabación de un programa televisivo.

Porque dar el temario de estadística, con lo aburrido que es, cuando puedes hacer estadística. Siempre veo como “trabajo estándar” el que los alumnos hagan una encuesta y con ella realicen cálculos estadísticos (media, moda…). Quise ir más allá, y que se divirtieran haciendo un trabajo para este tema. Les propuse hacer de periodistas, trabajar en un tema, investigar preguntando y sacar conclusiones. Luego veríamos ese programa en clase (se hicieron varios grupos), pusieron hasta las tomas falsas, que risas. 
Además, tengo la suerte de poder impartir ajedrez, con el que se aprende mucha más lógica matemática (entre otras muchas cosas) que haciendo cientos de problemas.


Que quiero decir con todo esto, quiero afirmar que se puede, se puede dar clase de forma diferente dentro del sistema. Que hacen falta ganas y mucho trabajo de preparación. Que es difícil aplicar Montessori en secundaria porque nos falta mucha información… pero que hay otras metodologías como el trabajo por proyectos, o la clase invertida o sencillamente elaborar actividades motivadoras (que pueden luego ser un churro y no gustar). Que hay que intentarlo porque lo que hay ahora es tedioso (ya lo era cuando estudiaba, no quiero que siga siéndolo) y no funciona. Que espero, algún día, que no resulte tan complicado encontrar información para hacerlo distinto. En fin, que si alguien quiere y necesita ayuda podemos intentarlo juntos. 
Os aseguro que merece la pena el esfuerzo, es divertido para ellos y para nosotros, y aprenden, vaya que si aprenden (aunque sea algo que no esperábamos que aprendieran).

¿Qué te ha parecido la entrada?, interesante ¿verdad? Déjame un comentario a ver si pensamos lo mismo, ¿sí?

No olvidéis que tenemos nuestro apartado de cursos online a través de la plataforma Jaisa Formación, en los que si se te hace imposible asistir a uno de nuestros presenciales, siempre puedes apostar por una formación de calidad sin moverte de casa.

Os dejo también el enlace al curso online tan esperado de Montessori Primaria

¡No te lo puedes perder!

Para que no te pierdas nada, suscríbete a nuestra Newsletter semanal, donde os informamos de todas nuestras novedades, además de seguirnos en nuestra Fan Page de Facebook.

No olvides que todos nuestros suscriptores recibirán en su buzón el mini-libro:  “Montessori, una ayuda para la vida” para conocer algo más sobre el método Montessori.

Si quieres puedes suscribirte a nuestro boletín aquí y, además, recibir el pdf´s del libro forma totalmente gratuita.

¡Gracias por confiar en Jaisa Educativos!

La importancia de los materiales manipulativos en la etapa de Primaria -Post de Alessandra Mosquera-

Hoy os traigo la primera de, espero que muchas más, colaboración con una persona maravillosa, Alessandra Mosquera, autora del blog Nuestros Momentos Montessori.

Una de las cosas que más nos ha gustado de Alessandra es su visión del método, que, parece que si no se va a una escuela Montessori, pasada la etapa 3-6 todo se pierde. En su caso lleva a su hijo (Izan) a una escuela tradicional y defiende, y lo práctica, que desde el hogar se pueden seguir haciendo muchas cosas tanto con los materiales como con la filosofía Montessori para apoyar el trabajo de la escuela.

Sin más os dejo con su post donde habla de la importancia de la manipulación a partir de los 6 años, espero que os encante 😉

Cuando pensamos en materiales manipulativos, solemos asociarlos a los grupos de Infantil (de 0 a 6 años). De hecho es muy difícil encontrarlos en las aulas de Primaria, es como si al llegar a los 6 años el niño ya no necesitara manipular para aprender. Pasamos a las fichas, al libro de texto, a los deberes. Los manipulativos parecen que son “cosas de niños pequeños” y menos importantes. Y esto es un gran error.

Como se sabe, a partir de los 6 años los niños pasan a tener pensamiento abstracto, y por eso la gran parte de los colegios deja de usar los manipulativos para pasar a los libros. Aunque sea verdad que el niño de esa edad ya tenga la capacidad del pensamiento abstracto, utilizar manipulativos todavía es muy útil (y yo diría que necesario) no solamente en la etapa de Primaria, sino también en la de Secundaria.

Hay muchos estudios científicos que comprueban esa idea, la neuroeducación ya llegó a la conclusión que el aprendizaje solo puede ocurrir cuando hay emoción (http://blogs.elpais.com/ayuda-al-estudiante/2013/12/la-neuroeducacion-demuestra-que-emocion-y-conocimiento-van-juntos.html)– y nada como los materiales manipulativos para despertar la emoción al aprender. Algo que María Montessori ya lo sabía a principios del siglo XX y que ahora, en 2018, estamos por fin comprendiendo cuánta razón la doctora italiana tenía.

Pero, ¿por qué los manipulativos son tan importantes? Primero expliquemos que son los manipulativos exactamente. Llamamos materiales manipulativos, en el ámbito educativo, a todos aquellos objetos que se usan para transmitir conceptos de aprendizaje, que vuelcan la atención del estudiante de manera visual y táctil, como por ejemplo puzzles, tapones, bloques de madera, etc. Son materiales que los niños usan de manera constructiva, pues los chicos están totalmente envueltos en descubrir al utilizarlos. Por ejemplo, al manosear un cubo de madera, el niño comprende, con su visión y su tacto, que es un objeto con seis caras cuadradas. Aunque los profesores suelen presentar un material manipulativo con el objetivo de enseñar un concepto (es decir, lo hace de manera dirigida), lo aconsejable sería que los manipulativos estuvieran siempre al alcance del niño, antes mismo de que el profesor le explique, para que, al llegar este momento, el niño ya tenga sus preguntas interiorizadas para su proceso. De la misma manera, los manipulativos deberían seguir disponibles después de la presentación del concepto, para que el niño siga manoseándolo cuando quiera para solidificar los conocimientos.

María Montessori ya lo hacía en la Casa de Niños, dejando los materiales en estanterías a su altura para que los niños pudiesen utilizarlos siempre que quisieran. El niño de 3 a 6 aprende lo que es un cubo mirando y tocándolo, y este mismo niño, al entrar en Taller después de los 6, seguirá utilizando materiales manipulativos, como por ejemplo, las perlas, de la misma manera que antes, pero ahora su cerebro está más maduro y listo para conceptos aún más complejos.

También podemos usar materiales manipulativos en Lengua, para aprender poesía, por ejemplo. Un niño puede recortar palabras que riman de una revista y pegarlas en una hoja de papel. Puede utilizar el alfabeto móvil para formar palabras o tocar una letra con textura para entender el trazo. En ciencias, puede abrir un pez, por ejemplo, para saber cómo son los órganos por dentro. Puede derretir, evaporar y congelar el agua para aprender los estados sólido, líquido y gaseoso. María Montessori ya decía que la mano está ligada al cerebro en la inteligencia.

En el caso de las matemáticas, que es una ciencia abstracta, es mucho más fácil y emocionante para un niño utilizar un material, que le comprobará un concepto, que limitarse al libro de texto. El material llevará la realidad a la idea abstracta. Algo que el cubo del binomio lo hace a la perfección cuando la guía explica, con su ayuda, como llegar a (a+b)2.

Cuando un niño utiliza un material manipulativo para entender lo que es la suma, por ejemplo, él ve que los elementos se unen – se suman – y que pasan juntos, a ser más. Puede tocarlos, puede hacer los cálculos que desee, puede contarlos.

En mi experiencia como madre, vi como mi hijo tenía dificultad con las sumas y restas; al solucionar un problema, por ejemplo, él no lograba diferenciar los conceptos de “unir” (sumar) y de “quitar” (restar). Le parecía todo igual. Le presenté las perlas Montessori, le enseñé cual representaba el uno, el dos etc. Luego le presenté que al unir dos perlas del número 1 teníamos dos bolitas, iguales a las perlas que representan el número 2. Y que, al unir dos barritas del número 2, llegábamos a la barrita del número 4. Entonces él comprendió que el acto de unir era sumar.

Luego, al quitar una bolita, de las dos de 1 que estaban unidas, volvíamos a tener la perla del número 1. Comprendió que quitar es restar.

Este fue nuestro primer acercamiento. Luego, meses después, le pregunté qué era 100. Su respuesta fue: “es uno, cero, cero”. El momento de presentarle el sistema decimal Montessori. Al tocar el número 100 en Montessori, él comprendió que 100 es una centena de unidades. Su reacción fue de sorpresa y encantamiento. No quería soltarlas.

Bueno, eso está muy bien, pero en la escuela de mi hijo él no va aprender con perlas, podrás decirme. O entonces te preguntarás: ¿quieres qué mi hijo vaya a comprar el pan con una caja de perlas debajo del brazo para calcular el cambio? No, señores. No se trata de eso. Lo que se trata es de dar la oportunidad al niño de entender, con sus manos y sus ojos, esas ideas abstractas que él ya ve en los libros del colegio. Trata de dar a su cerebro la oportunidad de abrirse a un mundo nuevo. Un mundo en que las matemáticas son bellas, que las palabras se pueden tocar a parte de hablar, que las ciencias son pura fascinación y que la Tierra es un lugar maravilloso, regido por leyes igual de maravillosas.

Os dejo, además, una breve presentación que hace Alessandra de ella misma, para que la conozcáis y sepáis un poco más de ella. Seguro que os enamora tanto como a mi.

Soy Alessandra Mosquera, madre de Izan de 7 años, y vivimos en Madrid. Nací en Sao Paulo, Brasil y llevo 13 años en España. Vivimos en un municipio madrileño junto con Ernesto (más conocido como “el papi”) y dos perritos maravillosos, Pancho y Moon.
En Brasil trabajaba como reportera de un importante periódico de S. Paulo y lo dejé todo al enamorarme de Ernesto. Sí, suena un poco cursi, pero he venido a España por amor. Y por amor dejé mi profesión, mi familia, amigos, mi tierra y toda mi identidad.
Al nacer Izan descubrí un mundo nuevo – el mundo de la crianza con apego – y no tardé mucho en conocer a María Montessori. Conocer la doctora para mí fue una revelación y una sensación de que “por fin había encontrado mi sitio”. Montessori para mí es mucho más que un método pedagógico, es una filosofía de vida, es la respuesta a todas las preguntas que llevaba años haciéndome, que el periodismo, ni nadie, contestaron.
Soy asistente Montessori de Casa de Niños por la AMI y educo mi hijo de acuerdo con las enseñanzas de María Montessori desde que él tenía 2 años y medio. Aunque mi hijo esté matriculado en un colegio tradicional (está en segundo de Primaria), creo que Montessori es compatible para trabajarlo en casa. En 2017 me formé como educadora para familias de Disciplina Positiva con Marisa Moya, para dar más herramientas y conocimientos en la educación de mi hijo, pero también porque deseo llevar a más familias.
Entiendo que el mundo necesita Montessori. No son solo los niños. Somos todos. Los adultos somos quienes más necesitamos Montessori pues tenemos nuestro Niño interior, que tanto sufrió la tiranía del adulto a lo largo de los años. Estamos heridos y, sin querer, herimos a nuestros hijos porque es lo que aprendimos. Por eso es tan importante educar al Adulto con Montessori, pues no llegaremos nunca al Niño sin pasar por el Adulto.

Soy Alessandra Mosquera, madre de Izan de 7 años, y vivimos en Madrid. Nací en Sao Paulo, Brasil y llevo 13 años en España. Vivimos en un municipio madrileño junto con Ernesto (más conocido como “el papi”) y dos perritos maravillosos, Pancho y Moon.

En Brasil trabajaba como reportera de un importante periódico de S. Paulo y lo dejé todo al enamorarme de Ernesto. Sí, suena un poco cursi, pero he venido a España por amor. Y por amor dejé mi profesión, mi familia, amigos, mi tierra y toda mi identidad.

Al nacer Izan descubrí un mundo nuevo – el mundo de la crianza con apego – y no tardé mucho en conocer a María Montessori. Conocer la doctora para mí fue una revelación y una sensación de que “por fin había encontrado mi sitio”. Montessori para mí es mucho más que un método pedagógico, es una filosofía de vida, es la respuesta a todas las preguntas que llevaba años haciéndome, que el periodismo, ni nadie, contestaron.

Soy asistente Montessori de Casa de Niños por la AMI y educo mi hijo de acuerdo con las enseñanzas de María Montessori desde que él tenía 2 años y medio. Aunque mi hijo esté matriculado en un colegio tradicional (está en segundo de Primaria), creo que Montessori es compatible para trabajarlo en casa. En 2017 me formé como educadora para familias de Disciplina Positiva con Marisa Moya, para dar más herramientas y conocimientos en la educación de mi hijo, pero también porque deseo llevar a más familias.

Entiendo que el mundo necesita Montessori. No son solo los niños. Somos todos. Los adultos somos quienes más necesitamos Montessori pues tenemos nuestro Niño interior, que tanto sufrió la tiranía del adulto a lo largo de los años. Estamos heridos y, sin querer, herimos a nuestros hijos porque es lo que aprendimos. Por eso es tan importante educar al Adulto con Montessori, pues no llegaremos nunca al Niño sin pasar por el Adulto.

¿Qué te ha parecido el post?, ¿Crees que a partir de primaria sigue siendo importante la manipulación?, ¿Qué piensas de Alessandra?, ¿Te gustaría leer más cosas suyas en nuestro blog?

No olvides que todos nuestros suscriptores recibirán en su buzón el mini-libro:  “Montessori, una ayuda para la vida” para conocer algo más sobre el método Montessori.

Si quieres puedes suscribirte a nuestro boletín aquí para no perderte nada  y, además, recibir el pdf´s del libro forma totalmente gratuita.

¿Nos cuentas sobre qué te gustaría que hablásemos en el blog?, también puedes compartir si crees que puede interesar a alguno de tus amigos, regalarnos un “me gusta” en nuestra fan page de facebook y, para no perderte nada, suscribirte en a nuestro boletín.

Si lo que necesitas es ampliar y profundizar más sobre el método Montessori, puedes realizar uno de nuestros cursos online o bien asistir a uno de nuestros cursos presenciales intensivos que hacemos por toda la geografía Española. En cuanto a materiales, ¿qué te voy a contar? los puedes ver todos, toditos en la tienda de Jaisa Educativos.

¡Gracias por confiar en Jaisa Educativos!

La conquista del mundo, reflexiones sobre la independencia del niño

Otro post de nuestra fantástica Lucía Gallego (guía Montessori 0-6 y colaboradora de excepción en el equipo de formación de Jaisa Educativos), esta vez nos hace unas interesantísimas reflexiones sobre la independencia del niño.

Toda ayuda innecesaria es un obstáculo

Con esta frase María Montessori explica uno de los hitos más importantes en la vida de una persona: la conquista de la independencia. El niño desde que nace ansía conseguirla y cada paso que da será para ello: el nacimiento, el destete, el caminar, son pasos para la separación del adulto. Sin embargo, cada ayuda innecesaria provocará un esfuerzo mínimo por parte del niño, un esfuerzo que en realidad sí necesita para aprender y equivocarse. Independencia significa no necesitar ayuda de otro para satisfacer una necesidad, y es a través de ella que se revelará quiénes somos realmente.

Si apuntáramos con un punto en un papel cada cosa que dejamos de hacer por los niños por falta de tiempo, por desconfianza, o por otras razones, al final del día nos daríamos cuenta que les estamos evitando momentos de error y con ello, momentos de aprendizaje.

En la mayoría de escuelas Montessori los niños han de cambiarse de calzado al entrar al ambiente, si los padres tienen oportunidad de acompañar hasta la puerta al niño, la gran mayoría les cambiarán los zapatos sin miramientos, sin querer, olvidando que aquí sí tenemos tiempo y que es la primera tarea del día que el niño debe hacer.

Debemos tener fe en ellos, cuando dejemos de ver al niño como un ser indefenso y dependiente, dejaremos al niño que pueda desarrollarse según su propia naturaleza. Ellos ansían independencia y nos lo demuestran desde el momento en que pueden hacerlo, incluso una de sus primeras palabras será “yo solo” o incluso el famoso “no” de los dos años. Ese NO reafirmará su personalidad y lo utilizará todas las veces que haga falta para diferenciarse del adulto.

Sin embargo, para poder ser independiente el niño necesita libertad. Si no dejamos independencia para que ellos descubran quién son, sus habilidades, sus limitaciones, no estaremos dejando al niño ser, y es por ello que Montessori decía “ser libre o morir”, ya que estaremos anulándolo como persona y como ser humano. El niño independiente es un niño feliz, está en conexión con su mundo, satisfecho y consciente de su de sus habilidades y su desarrollo. Su autoestima se creará en base a sí mismo y no necesitará refuerzos que le empujen en su descubrimiento del mundo.

No es lo mismo que alguien abra un regalo por ti que hacerlo tú mismo, y el descubrimiento del mundo para los niños es un regalo que funciona de la misma manera. El adulto que no deje al niño ser independiente creará en él una dependencia, una relación insana donde el niño no se sentirá bien. Un niño inseguro, retraído, que busca sin descanso refuerzos positivos para así crear su autoestima en base a los juicios de valor del adulto. Al final, estos adultos le transmiten que no es capaz de hacer las cosas por sí mismo y anulan su derecho legítimo de ser humano único y tener su propia individualidad.

Por ello, dejen a los niños ser ellos mismos, dejen a los niños tiempo para cambiarse solos, dejen que participen en el cuidado de la casa, dejen que sean un engranaje más en la familia, dejen que cocinen, dejen que decidan en aquello que comprendan. Con dos años los niños pueden vestirse solos, pueden comer solos, pueden lavarse solos, pueden ayudar en la casa, pueden preparar alimentos, pueden cuidar de los animales y un sin fin de acciones cotidianas que darán al niño seguridad, autoestima, pertinencia, y además satisfará sus ansias de contacto con el mundo haciendo que se creen nuevas conexiones neuronales y preparen su cerebro para aprendizajes más complejos. Tengan fe en el niño.

Autor: Lucía Gallego (Guía Montessori 0-6)

¿Qué te ha parecido el post?, ¿Se fomenta suficientemente la independencia de los niños? Nosotros no podríamos estar más felices con poder contar con la gran sabiduría de nuestra Lucía.

No olvides que todos nuestros suscriptores recibirán en su buzón el mini-libro:  “Montessori, una ayuda para la vida” para conocer algo más sobre el método Montessori.

Si quieres puedes suscribirte a nuestro boletín aquí para no perderte nada  y, además, recibir el pdf´s del libro forma totalmente gratuita.

¿Me cuentas sobre qué te gustaría que hablase en el blog?, también puedes compartir si crees que puede interesar a alguno de tus amigos, regalarme un “me gusta” en nuestra fan page de facebook y, para no perderte nada, suscribirte en a nuestro boletín.

Si lo que necesitas es ampliar y profundizar más sobre el método Montessori, puedes realizar uno de nuestros curos online o bien asistir a uno de nuestros cursos presenciales intensivos que hacemos por toda la geografía Española. En cuanto a materiales, ¿qué te voy a contar? los puedes ver todos, toditos en la tienda de Jaisa Educativos.

¡Gracias por confiar en Jaisa Educativos!