Los periodos sensibles II

Los periodos sensibles II

6 febrero, 2017 4 Por jaisa

Como os dije ayer, hoy os traigo la segunda parte de los periodos sensibles. Personalmente me parece una maravilla ser consciente de la existencia de los diferentes periodos sensibles por los que pasan todos los niños. Si aprendéis a identificarlos veréis que resulta de gran ayuda tanto para saber que ofrecer a vuestros hijos y/o alumnos en cada momento, como para comprender mucho mejor todos sus comportamientos. A continuación vamos a ver estos diferentes periodos:

Periodo sensible para el orden

El orden es un principio universal que encontramos en todas las manifestaciones de la vida, está considerado como una tendencia humana, que orienta y facilita nuestra vida. Además, es uno de los períodos sensitivos, que se da entre el primer y el segundo año de vida.

El termino orden, significa el orden de la vida, la relación de las cosas, lugares y momentos, no se refiere solo a guardar las cosas en su lugar. Las rutinas cotidianas son en este momento muy importantes. Estas rutinas les crean seguridad y confianza, y la repetición de las mismas tareas les ayuda a anticipar y saber qué viene después. En esta etapa el niño es un apasionado las rutinas y tiene un gran deseo de consistencia y repetición. Asimismo, el tener un lugar para cada objeto les sirve de referencia para el niño y eso le ayuda a construir el orden en su mente.

Los niños pequeños son quienes buscan el orden y la armonía en los detalles, es algo que les surge de forma natural, porque al encontrar el orden externo, pueden construir el orden interno.

Fuente: The Children’s room

La mente matemática se construye también gracias a este sentido del orden. Si los niños tienen experiencias para comparar, relacionar, establecer secuencias, identificar causas y efectos, podrán construir su mente matemática de forma organizada.

Por tanto, es sumamente importante ofrecer a los niños un ambiente ordenado porque este orden ayudará a la estabilidad emocional, a la coordinación motora y a al pensamiento lógico.

Periodo sensible para el desarrollo de los sentidos (refinamiento de los sentidos)

Este periodo va desde el nacimiento (incluso desde la gestación) del niño hasta la edad de 6 años, pero alcanza el punto de mayor desarrollo entre los 3 y los 6 años de edad aproximadamente. Durante este periodo los sentidos del niño son instrumentos primordiales de aprendizaje, se pueden llegar a desarrollar de una forma que no se volverá a repetir.

Desde el momento del nacimiento, el bebé recibe impresiones del mundo a su alrededor a través de sus cinco sentidos. Al principio, están activos los sentidos de la vista y el oído, luego gradualmente, a medida que se desarrolla el movimiento, desempeña un papel el sentido del tacto, seguido del gusto a medida que es capaz de llevarse cosas a la boca. Desde los dos años en adelante, el niño comenzará a sentirse fascinado por las experiencias sensoriales. Los sentidos son la vía del conocimiento.

Foto: Jaisa Educativos. Las experiencias sensoriales son vitales para el desarrollo

 

Es cierto que antes de los tres años, los más pequeños se interesan por las formas, los colores, las texturas y podemos ofrecerles algunos ejercicios de discriminación sensorial, pero no es hasta los 3 años, en Casa de los Niños, cuando se da con más fuerza el período sensitivo del refinamiento sensorial y cuando se ponen a su alcance los materiales de desarrollo sensorial, para que logren discriminar, categorizar, nombrar y refinar las impresiones sensoriales, ya que es cundo más se interesan explorar el ambiente de una forma más consciente.

Gracias al refinamiento de los sentidos, el niño tendrá la posibilidad de elaborar ideas abstractas mucho más claras.

Período sensible para el desarrollo del lenguaje

Este periodo va desde el nacimiento hasta los 6 años, desde que el niño se interesa por cualquier sonido hecho por la voz humana, pasando por la emisión de vocalizaciones no lingüísticas, primeros balbuceos, primeras palabras hasta la elaboración de frases cada vez más largas y complejas y ampliando su vocabulario durante toda la infancia.

En el período sensitivo del lenguaje, se manifiestan varias tendencias humanas como la comunicación, el orden, la exploración, la exactitud y la abstracción.

Algunos especialistas contemporáneos, como N.Chomsky, coinciden con Montessori en que existe una disposición especial interna (hacia el lenguaje) que debe activarse de un modo y en un momento adecuado.

“El niño posee un maestro interior, un poder creativo innato que le marca un programa preciso que parte de las impresiones para llegar al lenguaje articulado (Montessori, la Mente Absorbente del niño, 1996)

Hay algo de misterio en el inconsciente en cuanto a la adquisición del lenguaje. Los niños pasan mucho tiempo sin hablar, únicamente absorbiendo cosas del ambiente y de repente, hacia los 2-3 años, se da una explosión del lenguaje y vemos que son perfectamente capaces de comunicarse, tras haber interiorizado y asentado durante tanto tiempo las bases del lenguaje.

Según M. Montessori, la adquisición del lenguaje oral realiza se realiza de la misma manera en todos los seres humanos, a través de los siguientes desarrollos:

  • Auditivo (aprox. 2 meses): en realidad el desarrollo del oído se inicia en la vida intrauterina y al nacer el niño es capaz de girar la cabeza cuando escucha la voz humana. Poco después será capaz de reproducir con exactitud fonemas que ha escuchado. En el caso de convivir con dos lenguas, es posible que el proceso tarde un poco más, pero finalmente llegará a dominar todos los idiomas que ha podido absorber en este período.

  • Visual (4-5meses): a esta edad ya fija la mirada en los labios de quien habla, mientras observa con detenimiento los movimientos relacionados con los sonidos. Reproduce primero las vocales y después las consonantes.

El niño de cuatro meses de edad, se interesa en contemplar la boca de un adulto que le habla, expresándose por modulaciones vagas de los labios mudos, pero manifestándose, especialmente, con la expresión de la cabeza perfectamente rígida y altiva, como atraída por aquel fenómeno interesante. Solamente a los seis meses el niño podrá articular alguna sílaba” (Montessori,El niño: el secreto de la infancia,1982)

 

 

 

Fuente: popcorntimeforandroid.com

 

  • Motor: (aprox. 6 meses): repite los sonidos uniéndolos en sílabas (balbuceo).

  • Conciencia del significado de las palabras (aprox. 10 meses): aun no pueden hablar pero ya son capaces de intuir muchas palabras.

  • Primera palabra (aprox. 1 año)

  • Comprensión del significado de las palabras (aprox. 15 meses): usan el lenguaje por imitación (onomatopeyas).

  • Nombres (aprox. 18 meses): sintetizan una frase o una idea con una sola palabra (holofrase).

  • Frases (aprox. 21 meses). Sus primeras expresiones de varias palabras.

  • Explosión de las palabras (aprox. 24 meses): de repente empiezan a hablar utilizando la gramática y e incorporando todas las partes de la oración, además de los nombres y verbos.

  • Explosión de frases (aprox. 24-26 meses): utilizando la sintaxis.

  •  Lenguaje completo (aprox. 30 meses).

 

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que el método Montessori introduce al niño en una correcta terminología científica y matemática desde el principio y de forma exacta. Esto ayudará a que el niño tenga una mayor cantidad de vocabulario y ayudará a corregir los posibles defectos de la lengua hablada que en ocasiones aparecen en muchos niños por la incorrecta colocación de la lengua al hablar, hecho considerado totalmente normal en Montessori.

Varias cosas a tener en cuenta para poder ayudarles en este periodo son; pronunciar de forma clara para ofrecerles un modelo correcto, escucharles con atención cuando nos hablen para que desarrollen seguridad al expresarse. A los más pequeños describirles las actividades cotidianas que realizamos con ellos y es importante evitar el uso del chupete que puede interferir con la práctica del balbuceo. Otro tipo de actividades que pueden ayudar son actividades como cantar y explicarles historias breves que los pongan en contacto con la realidad.

Si nos paramos a pensar que vocabulario aprenden los niños a medida que crecen vemos que se ha decidido a nivel curricular que palabras como trapecio, prisma, órbita, etc son palabras que no se enseñan hasta primaria. En Montessori este tipo de terminología se muestra ya en Casa de Niños. Se parte de la base de que todo lo que hacen tiene lugar de forma manipulativa, no sobre un papel. Así, si un niño tiene en sus manos un prisma, lo manipula, construye con el y lo ve a diario, ¿porque no va a ser capaz de saber que es? La palabra “prisma” como conjunto de letras tiene para ellos la misma dificultad que la palabra “árbol”. ¿Porque creemos entonces que les va a resultar más fácil una que otra? Si es un objeto que pueden ver y tocar no tiene mayor dificultad para ellos. Por ese motivo siempre se habla con la terminología correcta desde bien pequeños.

Otro tema a tener en cuenta es el de simplificar las palabras para que les sea más fácil. No es nada recomendable usa el típico “guau guau”, la “pupa”, la “chicha”. El motivo es el mismo que os comentaba. No hay prisa en que digan ciertas palabras pero es mejor darles la correcta desde el principio a dale una simple y que luego la modifiquen, el proceso para ellos es mas complejo y no les estamos ofreciendo de entrada el modelo correcto.

Periodo sensible para el desarrollo del movimiento

El movimiento forma parte de la vida y de la naturaleza, es parte del ser humano y se relaciona con tendencias humanas como la actividad, la manipulación y la exploración.

María Montessori habla de dos tipos de movimiento, el involuntario, que se encarga de las funciones vegetativas y movimientos de los órganos del cuerpo, y el voluntario (coordinado), que es el que nos permite relacionarnos con el entorno a través de los sentidos. Para que se de este movimiento voluntario, tiene que haber una maduración del sistema nervioso que tiene lugar a través de la mielinización. Además, debe darse también la actividad que promueva la repetición de ciertos patrones de movimiento para que reforzar estas conexiones neuronales. Esta repetición ayudará a la coordinación y el perfeccionamiento del movimiento que dará lugar a la armonía.

El movimiento voluntario también hará que se construya de forma adecuada la inteligencia, ya que a través del movimiento y de los sentidos el niño explora el mundo e interioriza cada experiencia que se convierta en nueva información para su cerebro.

María Montessori habla de dos tipos de movimiento voluntario a tener en cuenta:

Equilibrio o coordinación motora gruesa:

La naturaleza dota a los seres humanos reflejos que cumplen una función de supervivencia y que y desaparecen sobre el año justo cuando la mielinización se ha completado. Por ejemplo el reflejo de succión para la alimentación.

 

Fuente: mariamontessori.com

Una vez desaparecen estos reflejos, el niño empieza a desarrollar el equilibrio a través del control de la cabeza y poco a poco pasa a desplazarse reptando y coordinar el tronco, hasta que sobre los 6 meses empieza a sentarse. A esto le sucede el gateo, adquisición de gran importancia porque el niño practica con el un patrón motor bilateral cruzado coordinando el movimiento simultáneo de un brazo con la pierna opuesta alternando el movimiento.

Alrededor del primer año, el niño ya es capaz de levantarse, trabajando su equilibrio sobre las puntas de los pies y apoyándose en algún objeto y más tarde aparecerá la marcha, entre los doce y los quince meses. Finalmente, hacia los dos años, podrán correr y realizar otras actividades más complejas como trepar, saltar, etc.

En casa de niños se suele trabajar con ejercicios sobre una línea dibujada en el suelo y con el juego del silencio con el objetivo de refinar al máximo el equilibrio y el control del propio cuerpo.

En todo este proceso, tiene lugar algo maravilloso. Se da una de las mejores manifestaciones del trabajo incansable que realizan los niños con el que tiene lugar la “ley del máximo esfuerzo”.

Hasta que un niño llega a controlar los movimientos realiza infinidad de repeticiones, de intentos y de ensayos. Se cae infinidad de veces, se vuelve a levantar y sin rendirse empieza de nuevo corrigiendo lo que le ha hecho caerse y perfeccionando la búsqueda del equilibrio. Si como adultos tuviéramos que pasar este proceso,casi con toda seguridad nos rendiríamos a los pocos intentos. Los niños son maravillosos y con su persistencia consiguen uno de los mayores logros del ser humano, caminar hacia la formación del hombre de forma incansable y con gran entusiasmo.

La mano o coordinación motora fina:

María Montessori habló de la gran importancia que tiene la conquista del control del movimiento de la mano, que actúa al servicio de la inteligencia. Es gracias a la motricidad fina y al control de la coordinación de la mano que el ser humano puede realizar la mayoría de sus tareas y trabajos.

 

Fuente: Jaisaeducativos. El trabajo de la mano

Sobre los los tres meses los niños se descubren las manos y las observan fascinados. Poco después, hacia los 6 meses ya son capaces de coger objetos de forma intencionada pero usando todos los dedos de la mano. El agarre de objetos pasa por diferentes fases: cilíndrica, de pelota, de gancho, hasta llegara la pinza (con los dedos índice, medio y pulgar) que permite sostener el instrumento de la escritura y será el máximo refinamiento de la mano. Esta última habilidad se perfecciona entre los tres y los seis años.

Una vez el niño ya tiene el control del propio cuerpo a nivel motriz grueso y lo realiza de forma perfecta, las extremidades superiores quedan liberadas de su función para equilibrarse, de forma que pueden centrar toda su atención en el trabajo del movimiento de las manos. El refinamiento del trabajo de la pinza tiene lugar en casa de niños en el área de la vida practica especialmente.

OTROS PERIODOS SENSIBLES:

 

En el primer plano del desarrollo (0-6)

 

Habilidades Sociales

En la primera etapa del desarrollo los niños tienen el deseo de participar en las situaciones sociales de forma independiente. Si les ofrecemos modelos correctos de comportamiento social y oportunidades para ponerlos en práctica, favoreceremos enormemente su desarrollo.

Al niño le gusta imitar un comportamiento correcto y considerado, lo cual le ayudará a interiorizar estas cualidades a su personalidad. Si les tratamos de una forma amable y respetuosa, van absorbiendo e interiorizando nuestro comportamiento, y esto formará también parte de su personalidad.

Período sensible objetos pequeños

El niño adora pequeños objetos y detalles y sienten una gran atracción hacia ellos.

Alrededor del año, cuando el niño dispone de mayor movilidad y por lo tanto tiene un entorno más grande que explorar, se ve atraído por los pequeños objetos, tales como insectos, piedrecitas, palos, hojas, piñas y hierbas. Toma cualquier cosa, la mira de cerca y tal vez se la lleva a la boca. El impulso a prestar atención al detalle que tienen los niños de esta edad forma parte de su esfuerzo por construir una comprensión del mundo.

Gracias a la manipulación de objetos pequeños la coordinación ojo-mano se vuelve cada vez más refinada y precisa. Como adultos deberemos permitir la exploración ilimitada hacia los pequeños detalles, ofrecer actividades para comparar y hacer gradaciones en las que los pequeños detalles sean importantes para la actividad.

La mayoría de los adultos tenemos la manía de que a los niños pequeños hay que darles siempre cosas grandes por el peligro que conlleva que puedan meterse en la boca cosas pequeñas. La realidad es que su tendencia natural hace que ellos se interesen por estas cosas pequeñas. Si prestáis atención veréis la gran atracción que sienten por ellas.

En el segundo plano del desarrollo (6-12)

Instinto Grupal

A partir de los 6 años se da con fuerza la identificación con los iguales e imitación de sus comportamientos. Los niños sienten un gran deseo de trabajar en grupos y formar equipos.

Conciencia Moral

En esta etapa también de desarrolla un fuerte sentido de la justicia y molestia ante la ruptura de las reglas establecidas. Sienten atracción hacia religiones, formas de gobierno, ética y filosofía. Como adultos debemos fomentar situaciones en las que los propios niños establezcan las reglas de convivencia y propongan actividades en relación a temas morales.

Fantasía e imaginación

Muestran también interés por descubrir aquello oculto a los sentidos y sienten deseo de usar la capacidad de abstracción naciente. Deberemos ofrecerles las áreas de historia, geografía y biología usando la capacidad de imaginación de los niños/as, fomentar la creatividad y presentar materiales concretos siempre con la objetivo puesto en la abstracción.

En el tercer plano del desarrollo (12-18)

Adoración de héroes y heroínas

Si queremos aprovechar de manera positiva este periodo sensitivo y que la admiración por héroes y heroínas sea fructífera deberemos mostrar modelos históricos y actuales valiosos del mundo cultural, social y científico.

Actividades Prácticas

Los adolescentes sienten gran interés por aprendizajes que puedan aplicarse a la vida real y deberemos, por lo tanto, ofrecer actividades prácticas como la mecánica, la costura, la carpintería o la gastronomía y relacionar de esta manera los aprendizajes teóricos con aplicaciones prácticas.

Durante esta etapa nos empeñamos en obligar a aprender a los niños cantidad de información que para ellos carece de sentido y que no les genera ningún interés. Si hacemos que amen lo que aprenden y sepan como y donde aplicar cada cosa aprendida, aumentarán sus ganas de investigar y de trabajar por nuevos aprendizajes.

En la cuarta fase del desarrollo (18-24)

En esta fase se podría hablar de la búsqueda de la vocación. Es importante apoyar esta etapa sin juicios y permitiendo la independencia y la toma de las propias decisiones.

Recuerda que, a finales de esta semana, todos nuestros suscriptores recibirán en su buzón el mini-libro:  “Montessori, una ayuda para la vida” que he escrito con mucha ilusión y cariño.

Aun estás a tiempo de suscribirte a nuestro boletín aquí para no perderte nada  y, además, recibir el pdf de forma totalmente gratuita a lo largo de esta semana.

 

No te olvides de dejar tu comentario (sabes que me gusta que me cuentes qué te ha parecido la entrada), compartir si crees que puede interesar a alguno de tus amigos, dar a me gusta en nuestra fan page de facebook y, para no perderte nada, suscribirte en a nuestro boletín.

Si lo que necesitas es ampliar y profundizar sobre la pedagogía Montessori puedes realizar uno de nuestros curos online o bien asistir a uno de nuestros cursos presenciales intensivos que hacemos por toda la geografía Española.

¡Gracias por confiar en Jaisa Educativos!