Día 22. El cuidado del ambiente

Bloque III

1. La vida práctica


1.6. Actividades para el cuidado del ambiente

A continuación vamos a ver algunos ejemplos de actividades que se trabajan para el cuidado del ambiente.

Los arreglos florales

Los arreglos florales son una actividad diaria en los salones Montessori que forman parte del área de la vida práctica. Los niños deben estar rodeados de belleza ya que solo de esa forma podrán apreciarla. En los salones Montessori nunca faltan flores sobre las mesas.

María Montessori hizo una observación muy interesante a tener en cuenta; al refinar las sensibilidades sensoriales y estéticas del niño, preparamos también sus sensibilidades morales. Ella creía que los niños que desarrollan una apreciación de la armonía estética de la naturaleza, son niños más educados.

Cuando se trabajan los arreglos florales, de forma directa se trabaja el desarrollo del sentido de la belleza y el trabajo mental de secuenciación. También deben ejercer un juicio sobre el tamaño y la capacidad en la adecuación de las flores y el florero calculando si caben o no. Por otro lado desarrollan la destreza manual en el uso de las tijeras.

De forma indirecta se preparan para el trabajo de botánica (estudio de las partes de la flor, la disección de la flor, etc.) De forma indirecta trabajan también la independencia al tomar decisiones y la concentración.

Esta actividad está recomendada a partir de los 3 años y solo cuando el niño ya tiene la capacidad de cortar con tijeras y ya domina los trasvases, ya que es una actividad que requiere saber verter agua de un recipiente a un florero con o sin un embudo (dependiendo de la anchura de la abertura del vaso).

Es una actividad que además de proporcionar a los niños oportunidades adicionales para practicar las habilidades cotidianas como verter, cortar, medir y estimar, también cultiva un componente esencial en la pedagogía Montessori, desarrollar el sentido de pertenencia y orgullo por su ambiente de aprendizaje.

Para preparar esta actividad es necesario:

✓ Una bandeja.

✓ Un jarrón.

✓ Una jarra para el agua.

✓ Un embudo.

✓ Tijeras.

✓ Un cuenco para poner las hojas o tallos que cortan.

✓ Una esponja para limpiar posibles derrames.

Para empezar la actividad debemos elegir varias flores con las que vamos a decorar el jarrón elegido. En todo momento, durante toda la actividad, debemos tratar las flores con delicadeza.

Cogemos una jarra y la llenamos de agua. Normalmente, para cuando los niños realicen la actividad solos, la jarra tiene una pequeña marca para que sepan hasta donde la deben llenar. A continuación colocamos el embudo en el jarrón. Cogemos la jarra con ambas manos y vertemos lentamente el agua siempre calculando y observando cuando debemos parar de verter para que el agua no se salga. Después quitamos el embudo y seleccionamos la primera flor, la cogemos por el tallo y la medimos contra el jarrón para determinar cuánto debemos cortar, una vez calculado cortamos el tallo. A continuación colocamos el sobrante en el cuenco para tirarlo a la basura después.

Procedemos igual con todas las flores que queramos colocar en el jarrón (no demasiadas) y escogemos un lugar para colocar el jarrón con nuestro arreglo floral. También podemos poner bajo el jarrón un tapete de tela o ganchillo como base. Seguidamente recogemos y limpiamos todo el material que hemos utilizado.

Cuidado de las plantas

Cuidar plantas es otra de las actividades que se realiza en las aulas. Se trata de una actividad que requiere mucha delicadeza y que suele resultar muy placentera a los niños por el cuidado que requiere. Se trata de crear una especie de sensibilidad hacia lo que nos rodea, hacia la naturaleza, y un espíritu de colaboración al mantener entre todos el aula bonita y limpia.

Antes de presentar la actividad tendremos preparada una bandeja con todo lo necesario; algodones, un trapo pequeño, tijeras, una regadera y un bote de spray con agua o bien un bol. Antes de empezar la actividad nos pondremos un delantal. A continuación preparamos todo junto a la planta que vamos a cuidar.

Si utilizamos un cuenco con agua humedeceremos dentro el algodón y en caso de usar el spray vaporizaremos un poco la hoja a limpiar. Para presentar esta actividad mostramos al niño cómo limpiar las hojas dejando una mano debajo de la hoja con delicadeza y cogiendo con la otra un pequeño algodón para limpiar la superficie siempre empezando desde el tallo hacia afuera. A continuación mostramos como queda el algodón sucio. Es muy importante que la planta tenga las hojas limpias para poder respirar a través de ellas. Repetiremos este proceso con todas las hojas de la planta. Las tijeras se utilizan en caso de tener que cortar una hoja seca o algún tallo.

Tras limpiar las hojas pasamos a regar la planta. Vamos a llenar la regadera y regamos la planta con mucho cuidado de no derramar el agua. Al finalizar limpiamos todo y guardamos el material en su sitio.

El cuidado de las plantas es algo que se hace entre todos los niños del salón y lo hace cada uno cuando quiere. Cuando un niño decide limpiar y cuidar una planta, tiene que fijarse en que la tierra no esté húmeda porque otro niño la ha regado ya. En ese caso tiene que saber que la planta no necesita más agua en ese momento. Por otro lado, al contrario, si observan que una planta tiene la tierra y las hojas secas, saben que deberán apresurarse a cuidarla para que no muera.

Con esta actividad se trabaja el conocimiento del ciclo de la vida. Que una planta enferme o muera puede dar lugar a determinadas conversaciones sobre la vida y la muerte y la importancia de cuidar a un ser vivo.

Limpiar una mesa

Otra de las actividades de la vida práctica por excelencia es la de limpiar la mesa. Con actividades como esta y las anteriores, el niño aprende a cuidar de sí mismo y su entorno, al mismo tiempo que aprende las habilidades de concentración, la coordinación, la destreza manual, el orden y la independencia. Además le permite ir creando una imagen positiva de sus habilidades y capacidades. Otro aspecto importante a tener en cuenta, es que trabajando este tipo de actividades, cuando un niño entra por primera vez el aula Montessori, puede darse un valioso vínculo entre el hogar y la escuela. Los niños estarán familiarizados con muchos de los materiales, por lo que éstos suelen proporcionar un vínculo tangible y sentirse seguros entre el hogar y la escuela.

Al igual que el resto de actividades, la guía, presenta esta actividad de una manera cuidadosa, precisa y ordenada. Con esta presentación, que es casi un ritual, los niños incluso se sorprenden del número de pasos necesarios para limpiar una mesa y tienen ganas de hacer este trabajo con un propósito. A través de su observación, del cuidado presentado lección de la guía, los niños perciben la importancia del orden. Se puede presentar desde los 2 años de forma más sencilla o a partir de los 3 de forma más completa.

Material necesario:

✓ Toalla grande para la colocación de los materiales en el suelo.

✓ Jarra para poner el agua

✓ Un barreño.

✓ Esponja en una bandeja.

✓ Pastilla de jabón en una bandeja.

✓ Cepillo (lo suficientemente pequeño para la mano de un niño.)

✓ Trapo para secar.

✓ Cubo para poner el agua sucia.

✓ Delantal.

Para realizar esta actividad debemos tener en cuenta que ya debe dominar los trasvases, que debe ser capaz de seguir una secuencia de pasos además de poder aguantar una presentación relativamente larga.

En este vídeo se ve perfectamente la secuencia de la presentación y todos los movimientos.

Barrer

Barrer es una tarea que a todos los niños les llama la atención y les encanta desde muy pequeños, sin embargo, requiere de una gran cantidad de habilidades motrices y cognitivas muy importantes para su correcto desarrollo. El niño necesita un alto grado de coordinación corporal, equilibrio y orientación espacial. es por eso que, cuando quieren colaborar en esta tarea, lo que suele pasar es que barren a un lado y a otro si criterio y acaban por esparcir más la suciedad sin querer.

Para evitar esto, en los salones Montessori, como no podía ser de otra manera, hay una presentación previa a como barrer, antes de barrer en el suelo directamente.

Se presenta el material en una bandeja que tiene un recuadro marcado dentro y pota ejemplo lentejas. La guía tiraría las lentejas por la bandeja y con una escobilla pequeña como se ve en la foto. A continuación pasaría a barrer todas las lentejas de forma que queden todas dentro del recuadro dela bandeja.

Con este vídeo os podéis hacer una idea, aunque no es exactamente dentro de una bandeja se puede hacer.

Tras haber practicado en la bandeja ya pasarían a barrer en el suelo. En la mayoría de salones Montessori tienen también un recuadro pintado en el suelo para que al barrer lleven allí toda la suciedad y desde allí la barran.

Más adelante ya no necesitarán ese recuadro. Lo que es importante tener en cuenta que la escoba sea del tamaño del niño y que sea lo más similar posible a la real.

Alfombras

Hoy en día no se concibe un salón Montessori si alfombras. En todos los salones encontramos diferentes alfombras para trabajar con los materiales. Estas alfombras se suelen guardar en un mueble para este fin, o bien en unas papeleras. Siempre que saquen la alfombra, tendrá que devolverla a su lugar.

Las alfombras Montessori son importantes por los siguientes motivos:

✓ Sirve para delimitar el espacio de trabajo del niño del niño. Una vez que el niño extiende su alfombra, tiene su espacio de trabajo y es respetado por el resto de niños del aula.

✓ Nadie puede tocar un trabajo que hay sobre una alfombra, a no ser que el mismo niño que la usa de permiso. En caso de no acabar el trabajo por falta de tiempo y quieren continuar al día siguiente, lo que se hace es poner el nombre el niño a una foto en un esquina de la alfombra para que sepa de quien es el trabajo y nadie lo puede tocar ni puede la alfombra.

✓ Cada niño es responsable de su trabajo, por lo tanto, y una vez que extiende su alfombra con la actividad, es el único responsable de terminar o de recogerla.

Las alfombras deben ser ligeras ya que los niños deben poder manejarlas con facilidad. También se aconseja que sean flexibles y se enrollen cómodamente.

Aquí podéis ver como transportar una alfombra correctamente.

Aquí podéis ver como desenrollar una alfombra.

Aquí podéis ver como se deja la alfombra en el suelo con cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *