Día 6. Periodos sensibles II

Período sensible para el desarrollo del lenguaje

Este periodo va desde el nacimiento hasta los 6 años. En un principio el niño se interesa por cualquier sonido hecho por la voz humana. El bebé oye tu voz y observa los labios y la lengua (órganos del habla) desde el nacimiento, absorbiendo en todo momento. Comienzan emitiendo sonidos, gorjeos y arrullos, que son vocalizaciones no lingüísticas relacionadas con el hambre, el dolor, el placer…Hacia los 6 meses, aparecen los primeros balbuceos (ma ma ma…) donde se combinan los sonidos vocálicos y consonánticos.

Alrededor del año comienza la etapa lingüística propiamente dicha, donde aparecen las primeras palabras (mamá, papá), se va ampliando su vocabulario, se da la etapa holofrásica (palabra-frase) y posteriormente se comienza con la elaboración de frases cada vez más largas y complejas y ampliando su vocabulario durante toda la infancia.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que el método Montessori introduce al niño en una correcta terminología científica y matemática desde el principio.

Foto extraída de ABC

Desde el nacimiento aprenden el lenguaje únicamente observándonos, escuchando e imitando, sin esfuerzo y de forma inconsciente.

Si os paráis a pensar que vocabulario aprenden los niños a medida que crecen vemos que se ha decidido a nivel curricular que palabras como trapecio, prisma, órbita, etc son palabras que no se enseñan hasta primaria. En Montessori este tipo de terminología se muestra ya en infantil. Se parte de la base de que todo lo que hacen tiene lugar de forma manipulativa, no sobre un papel. Así si un niño tiene en sus manos un prisma, lo manipula, construye con el y lo ve a diario, ¿porque no van a ser capaces de saber que es? La palabra “prisma” como conjunto de letras tiene para ellos la misma dificultad que la palabra “árbol”. ¿Porque creemos entonces que les va a resultar más fácil una que otra? Si es un objeto que pueden ver y tocar no tiene mayor dificultad para ellos. Por ese motivo siempre se habla con la terminología correcta desde bien pequeños.
Otro tema a tener en cuenta es el de simplificar las palabras para que les sea más fácil. No es nada recomendable usa el típico “guau guau”, la “pupa”, la “chicha”. El motivo es el mismo que os comentaba. NO hay prisa en que digan ciertas palabras pero es mejor darles la correcta desde el principio a dale una simple y que luego la modifiquen, el proceso para ellos es mas complejo.

Período sensible objetos pequeños

Va desde el año hasta los 4 años. El niño adora pequeños objetos y detalles.
Alrededor del año, cuando el niño dispone de mayor movilidad y por lo tanto tiene un entorno más grande que explorar, se ve atraído por los pequeños objetos, tales como in
sectos, piedrecillas, palos, hojas, piñas y hierbas. Toma cualquier cosa, la mira de cerca y tal vez se la lleva a la boca. El impulso a prestar atención al detalle que tienen los niños de esta edad forma parte de su esfuerzo por construir una comprensión del mundo.

Gracias a la manipulación de objetos pequeños la coordinación ojo-mano se vuelve cada vez más refinada y precisa.

La mayoría de los adultos tenemos la manía de que a los niños pequeños hay que darles siempre cosas grandes por el peligro que conlleva que puedan meterse en la boca cosas pequeñas. La realidad es que su tendencia natural hace que ellos se interesen por estas cosas pequeñas. Si prestáis atención veréis la gran atracción que sienten por ellas.

Imagen de Jaisa Educativos

En la escuela es posible que sea más peligroso porque es difícil atender a tantos niños al mismo tiempo, pero encasa no cuesta permitirles que tengan acceso a cosas pequeñas si estamos con ellos. Es una necesidad que tienen y estando al lado si van a meterse algo a la boca siempre podemos impedirlo.
Sobre esto último también hay que tener en cuenta que todo es en función del niño, si es un niño que se lo mete todo, todo todo en la boca y lo único que va a percibir es que siempre le decimos que no o que no le permitimos hacer algo, entonces si es mejor no poner a su alcance objetos pequeños para que no tenga la sensación de que no se le permite hacer nada.
Cuando ya son algo más mayores, hacia los 3 o 4 que no hay tanto peligro este periodo sensible continúa y sigue siendo para ellos muy importante. Mi hijo mediano siempre lleva en las manos cosas pequeñas de playmobil, incluso se las lleva de viaje y las mantiene en la mano durante ratos larguísimos. Fijaros en esa necesidad si no lo habíais hecho hasta ahora.

Período sensible para adquirir el hábito de orden

En este periodo se desarrolla el hábito del orden, alrededor de los 2 años y se extiende hasta más o menos los 4 años.

El termino orden, significa el orden de la vida, la relación de las cosas, lugares y momentos, no se refiere solo a guardar las cosas en su lugar. Las rutinas cotidianas son en este momento muy importantes. Las rutinas del día a día les crean seguridad y la repetición de las mismas tareas les ayuda a anticipar y saber qué viene después. En esta etapa el niño es un apasionado las rutinas y tiene un gran deseo de consistencia y repetición.

Algo queme gustaría comentar es que el tema de las rutinas es cierto y necesario, pero no hay que convertirlo en una obsesión hasta tal punto de darles de comer todos los días a la misma hora exacta, bañarlos a la mima hora, y todo tan cuadrado, porque si no lejos de ayudarles haremos que cuando la rutina varíe por algo no aceptes el cambio o se pongan muy nerviosos. Hay que pensar que en el día a día pueden pasar miles de cosas imprevistas que nos harán salir de la rutina, por lo tanto tampoco debemos ser demasiado estrictos con eso.

• Actividad para reflexionar en el grupo de trabajar: en cuanto al orden de las cosas y el orden en casa o en la escuela vamos a hablar también en grupo. Pensad para empezar por algo cómo tienen lo s juguetes guardados en casa la mayoría de los niños, no solo los vuestros, si no la mayoría de los niños que conocéis. Veremos la importancia de este punto tras compartirlo.

Periodo sensible de la música

Imagen del blog “mi vida como mamá”

Va de los 2 a los 6 años. Cuando la música es parte de su vida cotidiana, el niño muestra espontaneidad e interés en el desarrollo del tono, ritmo y melodía.
Ofreciendo instrumentos musicales, y cantándoles nanas y canciones estaremos potenciando este periodo sensible.

Periodo sensible para el desarrollo de las normas de gracia y cortesía

Va de los 2 a los 6 años. Al niño le gusta imitar un comportamiento correcto y considerado, lo cual le ayudará a interiorizar estas cualidades a su personalidad. Si les tratamos de una forma amable y respetuosa, van absorbiendo e interiorizando nuestro comportamiento, y esto formará también parte de su personalidad.

Imagen del blog “buenos hábitos”

 • Actividad para reflexionar en el grupo de trabajar: No hace mucho me llegó esta cita de Fred Astaire “ el trabajo más duro de los niños es aprender buenos modales sin ver a su alrededor ninguno” ¿que opináis? Vamos a hablar sobre ello en el grupo.
En las aulas Montessori el trabajo de las normas de gracia y cortesía forma parte del área de la vida practica, hablaremos de forma más extensa en ese punto.

Periodo sensible para el desarrollo de los sentidos (impresiones sensoriales)

Este periodo va desde el nacimiento del niño hasta la edad de 6 años, pero alcanza el punto de mayor desarrollo a los 2 años de edad aproximadamente. Durante este periodo los sentidos del niño son instrumentos primordiales de aprendizaje, se pueden llegar a desarrollar de una forma que no se volverá a repetir.

Desde el momento del nacimiento, el bebé recibe impresiones del mundo a su alrededor a través de sus cinco sentidos. Al principio, están activos los sentidos de la vista y el oído, luego gradualmente, a medida que se desarrolla el movimiento, desempeña un papel el sentido del tacto, seguido del gusto a medida que es capaz de llevarse cosas a la boca. Desde los dos años en adelante, el niño comenzará a sentirse fascinado por las experiencias sensoriales (oído, olfato, gusto y tacto).

Imagen de Jaisa educativos

Es en este periodo que el niño tiene más sensibilidad para aprender letras, números, formas geométricas, tonos musicales, colores, dimensiones, etc. Con los materiales del área de sensorial, trabajará el refinamiento de los sentidos al máximo.

El niño al desarrollar sus sentidos tendrá la posibilidad de elaborar ideas abstractas mucho más claras.

Periodo sensible de la escritura

Va de los 3 a los 4 años. María Montessori descubrió que la escritura precede a la lectura. Empieza con intentos de reproducir letras y números con lápiz y papel.
Se dio cuenta de que los niños sienten interés por copiar los trazos de letras, números y otros símbolos, mucho antes que por leer.

Imagen de Jaisa Educativos

¿Como podemos saber que estan en este periodo sensible? ¿que les interesa la escritura? Siempre pasan por una etapa en la que vemos que intentan imitar la escritura del os adultos, aunque sea con garabatos. Ahí ya empiezan a mostrar interes. Pero quizá el ejemplo más claro sería cuando vemos a los niños resiguiendo con el dedo las letras que llevamos en una camiseta, los números de las matriculas de los coches, los carteles, etc.. Es en ese maremoto que podes apreciar un gran interés por introducirse en las escritura y es cuando podemos presentarles por ejemplo los resaques metálicos (un material del área de lenguaje pensado para iniciarse en la grafomotricidad que veremos cuando hablemos de los materiales)

Periodo sensible de la lectura

Va de los 3 a los 5 años. El niño muestra un interés espontáneo en los símbolos y el sonido que representa los trazos aprendidos.
Posteriormente empieza a reconocer palabras y a partir de los 5 años muchos niños ya son capaces de iniciarse en la lectura.

Imagen de Jaisa Educativos

Periodo sensible para el desarrollo de las relaciones espaciales

Va de los 4 a los 6 años. En función de como el niño desarrolle y haya entendido la relación espacial, estará disponible para el trabajo de actividades más complejas.

Imagen de Jaisa Educativos

Periodo sensible para el desarrollo de las matemáticas

Va de los 4 a los 6 años. Montessori encontró la manera de darle al niño una experiencia concreta de forma que pueda manipular las matemáticas e interiorizarlas de forma sensorial.

Imagen de Jaisa Educativos

Descárgate aquí la lección en pdf de este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *