2. El vínculo.

Bloque 1: Vínculo.

2. El vínculo.

La importancia del vínculo afectivo.

Todos a lo largo de nuestra formación hemos estudiado la teoría del apego y a Bowlby pero en este curso me gustaría que reflexionásemos sobre ella para que todo eso que hemos estudiado de forma teórica podamos llevarlo a nuestra aula, a nuestros peques, a las familias con las que nos relacionamos, a nuestro día a día y a nuestra vida personal y por qué no, a todo el sistema educativo.

 

Como ya os comenté en la primera lección, antes de que se elaborara la teoría del apego, los conductistas y los psicoanalistas ya habían realizado hipótesis sobre por qué existían vínculos afectivos, se pensaba que los motivos eran principalmente 2, por el alimento en los bebés y por el sexo en los adultos, hasta aquel momento se creía que los vínculos se generaban como una satisfacción secundaria de los 2 motivos anteriores. Por lo tanto la búsqueda del vínculo cuando el niño ya era capaz de alimentarse solo, se consideraba algo regresivo, que debía evitarse.

Según estas teorías, como lo que creaba el vínculo hacia una persona era que esta le alimentara, los bebés y niños de orfanatos deberían haber creado vínculos hacia sus cuidadoras y haberse desarrollado sin dificultades, pero ya vimos que no fue así.

En cuanto a los animales, se dieron cuenta de que existen aves, insectos e incluso mamíferos (como vimos en el experimento de Harlow) que se alimentan solos desde el inicio y que a pesar de ello se apegan a objetos o a sus madres.

Esto llevó a pensar ¿si no es por el alimento, por qué se crean vínculos afectivos?, ¿para qué se crean?

 

¿Por qué se crea?

El vínculo afectivo tiene una función de protección, asegura la supervivencia y favorece el sentimiento de seguridad.

 

¿Cómo se crea un vínculo seguro?

Seguro que habéis estudiado muchas veces los tipos de apego: seguro, inseguro evitativo, inseguro ambivalente e inseguro desorganizado, aquí no voy a entrar en ellos pero os dejo dos enlaces a 2 artículos, uno que los explica y los une con las consecuencias a largo plazo y otro también muy relacionado sobre los estilos de crianza. Son los 2 primeros capítulos de mi libro Criando por si os resulta más fácil encontrarlos.

Todos los bebés, todos los niños y las niñas, y todos los adultos, tenemos vínculos de apego, lo saludable es que los vínculos que se establezcan sean seguros, sobre todo los que se crean en la primera infancia ya que el vínculo primario va a repercutir como veremos, en gran medida, en nuestra autoestima, en la forma de tratar a los demás…

En vínculo de apego seguro no se crea cuando cogemos mucho en brazos a un bebé, dormimos con él o le damos pecho, podemos hacer todo eso y que el vínculo que creemos sea inseguro, o por el contrario, no hacerlo y establecer un vínculo seguro. Como veremos más adelante estas prácticas van a favorecer al vínculo pero no son determinantes, porque lo que hace que se creen vínculos seguros es RESPETAR LAS NECESIDADES DEL BEBÉ, tratarlo bien. Es decir, que se cree un tipo de apego u otro depende de cómo traten al bebé y respeten sus necesidades básicas, que veremos en la siguiente lección.

 

“las frustraciones que en realidad importan son las relativas a la necesidad que tiene el niño de amor y cuidado por parte de sus padres. Siempre que estas apetencias queden satisfechas, las frustraciones de otras clases importan poco. Ello no quiere decir que sean particularmente buenas para él. Desde luego, el arte de ser buena madre/padre depende, en parte, de la habilidad para distinguir aquellas frustraciones que deben evitarse de las que son inevitables.” Bowlby. Vínculos afectivos, formación, desarrollo y pérdida.

Y yo añadiría, y del acompañamiento emocional cuando son inevitables.

 

“Los hallazgos de Ainsworth muestran que un lactante cuya madre es sensible, accesible y que responde, acepta su comportamiento e interactúa positivamente con él, estará muy lejos de ser el niño exigente y desdichado que sugieren algunas teorías.” Bowlby. Vínculos afectivos, formación, desarrollo y pérdida.

  

En cuanto a los vínculos afectivos, los vínculos que se crean durante el primer año son fundamentales para el futuro de la persona, porque inconscientemente (ya que no tenemos recuerdos conscientes de esta época) se establecen los fundamentos de la personalidad.

El bebé nace inmaduro y dependiente, como veremos en la próxima lección y en un estado fusional con su madre, él todavía no sabe que es diferente a ella, cree que son una unidad.

Sobre los 6 meses, observamos que el bebé prefiere de un modo inconfundible estar junto a su figura de referencia. Esto no quiere decir que antes no lo prefiriera, sólo que no tenía herramientas para expresarlo y que gracias a su desarrollo cognitivo ha comenzado a entender la permanencia del objeto, es decir, sabe que su figura primaria sigue existiendo aunque no la vea y quiere recuperarla. Por esta época aparece también lo que se conoce como “miedo a los extraños” y es que estar junto a su base segura garantiza su supervivencia, le aporta seguridad y reduce su miedo. Es importante que no interpretemos que es mejor que los bebés inicien la escuela antes de esta etapa porque es mejor para ellos emocionalmente, aunque las manifestaciones externas por parte del bebé no sean tan acusadas, necesita a su figura primaria de la misma forma que después, sólo cambia la expresión. En el caso de iniciar la escuela infantil será necesario un período de vinculación junto a su figura de referencia.

Bowlby nos cuenta que a partir del año el bebé ya puede crear vínculos con más figuras de referencia aunque seguirá mostrando preferencia por una.

El niño y la niña hasta los 3 años están estrechamente vinculados a sus figuras de referencia y se sienten contentos, seguros y relajados en su compañía y disgustados en su ausencia.

A partir de los 3 años, debido a la maduración del niño y de la niña, el comportamiento de apego se provoca menos rápidamente y son capaces de gestionar mejor la separación.

Pero el vínculo de apego dura toda la vida, va cambiando la manifestación de la conducta de apego a lo largo del ciclo vital, siendo muy intensa en la niñez, manteniéndose activa en la etapa adulta y activándose cada vez que la persona está enferma, en apuros, asustada o no encuentra a su figura de referencia. ¿o acaso no llamas a tu figura de referencia para compartir una buena noticia?, ¿y cuando se te rompe el coche y te quedas tirado en la carretera en medio de la noche, no preferirías estar acompañado?, ¿y cuando pasas por un lugar peligroso?, ¿y cuando te quedas ingresado en el hospital?

“Los seres humanos de todas las edades son más felices y pueden desarrollar mejor sus capacidades cuando piensan que, tras ellos, hay una o más personas dignas de confianza que acudirán en su ayuda si surgen dificultades.” Bowlby. Vínculos afectivos, formación, desarrollo y pérdida.

 

¿Por qué es importante un vínculo seguro?

El vínculo no es algo que repercuta sólo en el momento actual de la persona, sino que, como ya he comentado, el tipo de vínculo primario que establece repercute en muchos aspectos de la persona.

√ Base para la autonomía

√ El bebé necesita sentirse seguro, y protegido por una figura de referencia para poderse ir a explorar el entorno  y por lo tanto, a aprender.

√ El vínculo seguro y la satisfacción de las necesidades es lo que va a hacer que el niño sienta que el entorno es seguro y pueda dedicar su energía a explorar el ambiente, a moverse, a manipular, a jugar, a descubrir… y todo esto es aprender.

En cambio el niño que no se siente seguro está constantemente buscando a su figura de referencia, buscando seguridad, satisfacer las necesidades que no son cubiertas y por lo tanto no puede dedicar su energía a explorar porque está centrado en algo mucho más básico y vital “nadie pide lo que no necesita”. ¿Qué ocurre cuando no se respeta un periodo de adaptación? Pues que los peques no juegan, no exploran… están en búsqueda de algo más básico y vital para ellos, vínculo y seguridad.

Por eso es importante favorecer la dependencia inicial de los peques, sus necesidades, porque como si de una planta se tratara, cuando sienten que su tierra es segura, que satisface sus necesidades, que siempre está ahí, ellos mismos en función de sus necesidades pueden abrirse al exterior, como la planta que crece y florece gracias al suelo firme.

En psicomotricidad relacional decimos que el vínculo es “el primer organizador del desarrollo” porque este es la base del resto, también del aprendizaje ¿creéis que esto se tiene en cuenta en la escuela?, ¿y en el colegio?

 

√ Base segura

El vínculo aporta seguridad, el miedo se reduce cuando vamos acompañados de una figura de referencia y por el contrario, permanecer lejos de ella, aunque cambia el grado según la edad genera ansiedad.

Estar junto a la persona de referencia permite al niño relajarse, tranquilizarse y disminuir su miedo, tensión y excitación. Por eso cuando el niño o la niña están jugando en el parque o en el patio y se asustan regresan a su figura de referencia, como si un hilo invisible lo uniera.

 

√ Marca las relaciones posteriores

Y es que, según cómo tratan al niño, este aprende a tratar a los demás. En un 72% de los casos, se repite el tipo de apego. Se le denomina “transmisión intergeneracional”.

 

√ Cómo se percibe a sí mismo, a los demás y el mundo

¿El mundo es un lugar seguro?, ¿las personas son de fiar?, ¿merezco ser querido?, ¿se escuchan mis necesidades?, ¿por mucho que expreso lo que necesito no se me escucha?, ¿satisfacen mis necesidades?, ¿merezco ser escuchado?, ¿me hacen caso?, ¿me ignoran?…

 

√ No se puede enseñar ni forzar

El vínculo necesita un tiempo para crearse, cada persona tiene unas necesidades diferentes por lo que no todas necesitarán lo mismo por el hecho de tener una misma edad. Cuanto más se satisfagan las necesidades de los primeros años, más seguridad tendrá la persona, pero cualquier intento de acelerar, forzar… sólo conseguiremos el efecto contrario más inseguridad, más dependencia y más tiempo. Esto es importante tenerlo en cuenta de cara a las adaptaciones, al asesorar a las familias… no es posible acelerar un proceso de vinculación, por eso no tiene sentido “dejar” al niño en el centro sin su figura de referencia o pidiéndole más de lo que acepta con el fin de acelerar el proceso, porque sólo conseguiremos generar más miedo, inseguridad y por lo tanto, el peque necesitará recobrar la confianza, la seguridad y por lo tanto, más tiempo. No podemos forzar las situaciones que generan miedo a los peques o que son necesidades básicas, como permanecer en brazos, dormir juntos, adaptarse a un nuevo lugar, no tener miedo de los extraños… ya que si lo piden, si lo necesitan es por algo.

Os dejo un artículo al respecto.

 

¿Cuáles son las características del vínculo de apego?

√ No sólo se genera hacia una persona, es posible tener varias figuras de referencia.

√ Dura toda la vida, no es algo exclusivo de la infancia, pero va variando la manifestación de la conducta de apego.

√ Genera una vinculación afectiva, los 2 participantes tienden a permanecer en mutua proximidad y cuando están a apartados, se buscan.

√ El comportamiento de apego es una parte normal, instintiva y sana del ser humano, no es algo que haya que evitar, ocultar o indique una regresión.

√ La ansiedad de separación es la respuesta natural e inevitable cuando la figura está ausente.

√ Los premios y los castigos desempeñan un reducido papel, el apego se desarrolla aunque se castigue de forma reiterada, de ahí que hijos que son maltratados sigan vinculados al maltratador y al contrario, los premios, los regalos, no pueden suplir la falta de contacto y tiempo compartido.

√ Su función biológica es la supervivencia.

√ Despierta las más intensas emociones durante la formación, mantenimiento, ruptura y renovación de las relaciones de apego.

 

Espero que esta lección nos haya servido para entender un poco más y llevarnos a nuestra aula y por qué no, a nuestra vida personal aquello que tantas veces hemos estudiado. Somos seres sociales, con múltiples vínculos. Entender la teoría de Bowlby nos ayuda a entender muchas situaciones que se dan en el día a día con los peques, con las familias: el periodo de adaptación, los festivales, papá Noel… espero que leyendo la lección os hayan venido ejemplos y situaciones a vuestra mente que podemos compartir en el grupo. Falta una parte muy importante de la teoría del apego que apenas he nombrado, el duelo, pero lo dejo para la lección de la adaptación.

 

  1. Enlace artículo tipo de apego 
  2. Enlace artículo estilos de crianza
  3. Enlace artículo forzar vínculos

Aquí os podéis descargar la lección en PDF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *