34. La provocación: Registro y documentación.

Bloque 3: Aprendizaje y juego

34. Provocación: registro y documentación

En la lección anterior ya vimos cómo observar el juego nos servía para recoger información sobre cada niño, cada niña y sobre el grupo.

Yo personalmente, realizo un paso previo, sobre todo en las provocaciones en espacio amplio o que tienen un principio y un fin más específico (cuando son con barro, pintura, agua… en definitiva, cuando los materiales se transforman) ese paso previo es registrar la información utilizando la misma “plantilla” que utilizo en las sesiones de psicomotricidad vivenciada, es decir, transcribiendo la sesión (los acontecimientos) describiendo los parámetros a nivel de todo el grupo (que ya vimos en el documento que os facilité en la lección 21 sobre los parámetros psicomotores), haciendo una pequeña reseña de cada peque y realizando unas conclusiones y posibles hipótesis para la siguiente.

Esta información la escribo a posteriori, no durante la provocación, durante la misma observo y documento a través de fotos y vídeos si es posible. Tener la información por escrito favorece tomar conciencia de nuestro trabajo, poder observar la evolución del grupo, las necesidades, la imagen de infancia que tenemos…

Con esta información podemos  concretar todavía más las áreas del  desarrollo que hemos visto en la lección anterior.

Voy a mostraros un ejemplo de un registro de una provocación que se realizó en un espacio amplio, no está completo para preservar la intimidad de cada niño y niña y faltarían las fotos y vídeos que o complementaran, pero sirve para que os hagáis una idea.

Esta provocación, se crea a partir de lo observado sobre todo en las sesiones de psicomotricidad y en las provocaciones anteriores, pensando que un material diferente a los módulos, pero manteniendo el espacio (la sala) puede favorecer y dar respuesta a las necesidades encontradas en el grupo. Es decir, forma parte de una necesidad observada en un grupo concreto y en un contexto concreto.

 

 

CAJAS

Contexto del grupo

Hipótesis de trabajo

Transcripción sesión

Entran y se quedan parados, observan, unas cajas están apiladas, se dirigen a ellas y las empujan para tirarlas.

Alma se mete dentro de una caja, atrae la atención de otros niños y niñas, Julieta dice “Mira Alma” dirigiéndose a los otros niños y niñas intentando atraer la atención hacia la acción de Alma.

Algunos niños se ponen la caja en la cabeza, algunos las lanzan, se meten dentro.

Se crean pequeños grupos que interaccionan.

Con una caja grande volcada comienza un juego de relación en el que uno o varios se meten y cierran las solapas, los otros golpean sobre la caja, los de dentro gritan o permanecen en silencio, hasta que finalmente salen y se intercambian los papeles.

Ana y Carla comparten una caja en la que están sentados y la conducen. 

Cada vez los juegos de relación van teniendo más participantes y se repite una secuencia: meterse dentro y otros niños golpear encima.

“Paula, Julieta, Patricio y Telmo, golpean una caja con ambas manos de forma enérgica, les acompaña todo el cuerpo, saltan. Julieta se asoma a mirar a la persona que hay dentro de la caja, como asegurándose de que todo está correcto y continúa. Paula parece que tiene una idea, se agacha e intenta levantar la caja, no puede; su gesto se lo intenta transmitir a Julieta, que vuelve a asomarse a mirar a la persona que está dentro de esta. Paula continúa con su idea de mover la caja, lo prueba desde diferentes lugares y posturas, finalmente acuclillada consigue desplazar unos centímetros la caja, el gesto le acompaña en su alegría, intercambia su mirada con Julieta, que vuelve a la parte superior de la caja a continuar golpeándola, haciendo un pequeño intento de investir la altura.”

 

Un niño intenta entrar en relación con otro tapándolo con una caja cuando ya se encuentra sentado en una, no es bien recibido.

 

Algunos se comienzan a meter en las cajas en parejas, gritan dentro de estas, su juego comienza a tomar un tinte simbólico, con gritos, juegos de aparecer y desaparecer.

Mario selecciona cajas pequeñas, está sentada y mete unas dentro de otras cuidadosamente, luego las traslada cerca de la puerta blanca.

Mueven cajas por la sala arrastrándolas.

 

“Alma y Miguel están sentados en una caja y se tapan únicamente la cara con la solapa, el resto del cuerpo está visible, pero ellos creen que nadie los ve. Pasados unos segundos, Miguel se asoma, me ve y vuelve a esconderse.”

 

Mario coge cajas y las lanza, sube el tono, comienzan a gritar “¡el lobo!” (como en las sesiones de psicomotricidad) Carla se coloca en el papel de lobo, se tumba en el suelo y los “ignora”, mientras el resto grita “¡el lobo!”, Pablo lleva una caja en sus brazos para lanzársela. Cuando los niños están cerca, el lobo se levanta y los persigue, el resto corre y grita, llegando hasta la otra punta de la sala.

 

Se acerca la hora de abandonar la sala, saco tizas con las que pintar en las paredes de la sala que son de pizarra, van abandonando el juego con las cajas, comienzan  progresivamente a interesarse por las tizas, de esta forma el tono desciende y utilizan las tizas como medio de expresión de lo vivido.

Parámetros

Parámetros de la relación

 

 

Conclusiones

  

 

 

El último paso sería compartir con el resto de comunidad la cultura de la infancia. Hoy en día  las fotografías y el vídeo expresan mucha información, que unido a nuestras palabras por escrito pueden ayudar a ofrecer una visión sobre lo realizado.

Se puede documentar por las paredes del centro e ir rotándolo rutinariamente, por las paredes del aula, elaborar archivos… Yo personalmente suelo editar vídeos y utilizo para estos casos una plataforma educativa que comparto con los padres y madres.

Con esta lección terminamos de hablar de provocaciones, de aprendizaje y de juego.

 

Imágenes:

Imágenes propias, Laura Estremera

Descárgate aquí el pdf de la lección

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *