Introducción a sensorial. Lección en tres tiempos

Introducción a sensorial. 

Para introducir el tema vamos a hacer un repaso de lo que vimos en la primera parte del curso con una pequeña ampliación.

El área de sensorial persigue básicamente el desarrollo de los sentidos y su refinamiento, un aspecto que suele olvidarse a menudo y que es de vital importancia para sentar las bases de conocimientos posteriores. Los niños utilizan continuamente sus sentidos para explorar el mundo y gracias a ellos son capaces de aprender sobre todo lo que les rodea. Con las nuevas experiencias que el niño vive a partir del trabajo sensorial es capaz de concentrarse en el perfeccionamiento de todos sus sentidos.

Los ejercicios sensoriales fueron diseñados por Montessori para cubrir todas las cualidades que pueden ser percibidas por los sentidos.

En esta área se trabajan todos los sentidos: vista, tacto, olfato, gusto y oído. Para trabajar los sentidos “María Montessori” dividió los materiales en 8 grupos de ejercicios:

→ Ejercicios para la vista: discriminación de formas, colores y tamaños. Con la vista el niño aprende a discriminar visualmente las diferencias entre objetos similares y objetos diferentes.

→ Ejercicios táctiles: el niño aprende a través de su sentido del tacto y especialmente através de las manos.

“A pesar de que el sentido del tacto se extiende por toda la superficie del cuerpo, los ejercicios dados a los niños se limitan a las puntas de los dedos, y en particular, a los de la mano derecha.” (Montessori,M, 1997 El Descubrimiento del Niño.)

Esta forma de trabajar permite que el niño se centre especialmente en lo que está sintiendo, a través de una concentración de una pequeña parte de su cuerpo.

 

→ Ejercicios para las sensaciones báricas: el niño aprende a sentir la diferencia de la presión o el peso de los diferentes objetos. Esta sensación se acentúa mediante el uso de una venda o de cerrar los ojos.

→ Ejercicios para las sensaciones térmicas: el niño trabaja para refinar su sentido de la temperatura.

→ Ejercicios para el sentido auditivo: el niño discrimina entre diferentes sonidos. Al hacer estos ejercicios, el niño va a refinar este sentido y hacerlo más sensible a los sonidos de su entorno.

→ Ejercicios olfativos y gustativosel niño recibe una clave del olor y el sentido de degustación para conseguir también refinarlo distinguiendo olores, fragancias y sabores.

→ Ejercicios para el sentido estereognósticoel niño aprende a sentir los objetos y hacer reconocimientos con los ojos cerrados en base a lo que siente.

“Cuando la mano y el brazo se mueven sobre un objeto, se añade una impresión de movimiento para que toque. Tal impresión se atribuye a un sexto sentido especial, que se llama un sentido muscular, y que permite muchas impresiones para ser almacenados en una “memoria muscular”, que recuerda los movimientos que se han hecho. “((Montessori. M 1997, El descubrimiento del Niño). El trabajo de la memoria muscular es de gran importancia en esta pedagogía.

Con el material sensorial se ayuda a los niños a ser capaces de adquirir una clasificación clara y consciente de las cosas, aprendiendo a reconocer similitudes y diferencias entre objetos parecidos, de forma que puedan convertirse en observadores muy precisos. Esteaspecto es muy importante para el dominio del trabajo posterior, especialmente en el lenguaje y las matemáticas.

Los materiales de sensorial fueron diseñados por María Montessori tras realizar sus propias observaciones y tras conocer las ideas y materiales de los médicos franceses Itard y Seguin. A diferencia del material utilizado para la vida práctica, este material no ha sido utilizado nunca por el niño en su vida cotidiana, es un material muy específico diseñado solo para un fin, el de facilitar al niño la comprensión de cosas que ya sabe pero todavía no puede descifrar y con eso perfeccionar sus conocimientos. Por ese motivo, el material se presenta de una forma muy concreta.

Otro punto del material sensorial es el aislamiento de las cualidades de forma que la atención se enfoque en un solo aspecto, disminuyendo o eliminando otras cualidades. Por ejemplo, en la conocida torre rosa se aísla solo la cualidad de la dimensión. Todos los cubos son rosas y lo único que varía es el tamaño, así el niño puede concentrarse solo en esa cualidad. Este concepto lo vimos en la primera parte del curso.

Como intención indirecta, los materiales de sensorial introducen al niño en conceptos lógico-matemáticos que les preparan para las otras áreas. Algo importante es que este material se podría llamar de “abstracciones materializadas”. Esto quiere decir que aunque en los materiales sensoriales los conceptos abstractos, al poderlos manipular se convierten en materiales concretos.

Un aspecto importante tener en cuenta es que la mayoría de materiales de esta área son auto–correctivos. Han sido diseñados para simplificar el aprendizaje de los niños y es el propio niño el que comprueba si ha realizado bien el trabajo o no.

Es fácil saber cuando hay un error ya que en el material faltarán o sobrarán piezas al acabar, habrá huecos vacíos o espacios en blanco. La auto-corrección es muy importante ya que de esta forma no necesitan la ayuda de un adulto para conseguir el éxito, pueden trabajar solos y eso eleva su autoestima.

Montessori vio la importancia de la manipulación de objetos para ayudar al niño a una mejor comprensión de su medio ambiente. A través del trabajo del niño con el material sensorial, el niño será capaz de hacer abstracciones y en consecuencia le será más fácil  hacer distinciones en su medio ambiente.

En los próximos días vamos a ver todos estos materiales uno por uno de forma individual e iremos conociendo sus diferentes particularidades.

4.2  Lección en tres tiempos

Antes de adentrarnos en los materiales vamos a conocer la lección en tres tiempos que va a ser necesaria para trabajar con los materiales tanto en sensorial como en otras áreas.

La lección en tres tiempos, también conocida como “Lección de tres períodos” se utiliza en Montessori para presentar al niño nuevos conceptos, ideas o vocabulario. Fue utilizada por primera vez por Edouard Seguin y posteriormente adoptada por María Montessori. Esta lección debe darse después de que el niño haya tenido mucha experiencia con el propio material y ya le resulte familiar-

¿Cómo se trabaja con la lección en tres tiempos?

Para empezar colocamos el material con el que vamos a trabajar sobre el tapete, nos sentamos delante con el niño al lado y empezamos la lección.

Primer Período: Nombrar. Le decimos “esto es X “ .


Se presenta el lenguaje al niño dando claramente el nombre de cada objeto o concepto.

Segundo Período: Reconocer. Le decimos “¿Me señalas X?”


Pedimos que identifique el objeto/concepto correspondiente. Este período ayuda al niño a desarrollar la memoria auditiva y consiste en que el niño señale (o manipule) objetos después de un indicio verbal.

Tercer Período: Verbalizar. Le decimos “¿Este cual es?”


El niño utiliza el lenguaje aprendido para referirse al objeto cuando se le pregunta. En este período la guía verifica si el niño asimiló el nuevo concepto.

Vamos a ver un ejemplo práctico con la siguiente imagen.

Presentamos la nomenclatura de los tres objetos que hay en la alfombra.

Primer Período: Nombrar.

Le decimos: Esto es una manzana (y cogemos la manzana), esto es una naranja (y cogemos la naranja), esto es un plátano (y cogemos el plátano). Algunas guías no utilizan la frase esto es… y nombrarían manzana (y cogemos la manzana), naranja (y cogemos la naranja), plátano (y cogemos el plátano).

Segundo Período: Reconocer

Le decimos : ¿me señalas la manzana? (el niño la señala), ¿me señalas la naranja? (el niño la señala), ¿me señalas el plátano? (el niño lo señala).


Si el niño se equivoca cuando le pidamos que señale en el segundo tiempo no debemos decirle que se ha equivocado. Lo que debemos hacer es señalarle la correcta. Por ejem
plo ¿me señalas el plátano? Y señala la manzana, acto seguido cogemos el plátano y le decimos “plátano”. De esa forma no le hemos corregido diciéndole que lo hizo mal sino simplemente le hemos recordado la respuesta correcta.

En este período además de señalar le podemos pedir por ejemplo ¿me pones la manzana sobre la mano?, ¿pones el plátano en esta esquina?, ¿pones la naranja bajo la alfombra? De esta forma podemos repasar más veces y hacer que afiance la nomenclatura.

Tercer Período: Verbalizar.

Cogemos la manzana y preguntamos ¿esto que es? (el niño dice, manzana), cogemos la naranja y preguntamos ¿esto que es? (el niño dice, naranja), cogemos el plátano y preguntamos ¿esto qué es? (el niño dice, plátano.)

Una segunda propuesta de lección en tres tiempos para otra ocasión (nunca todo en el mismo momento) sería hablar de comparativos y superlativos. Presentamos por ejem-plo grande y pequeño y preguntamos ¿me das uno más grande que este? ¿me das el mas pequeño?

Para hacer una presentación en tres tiempos debemos tener la seguridad de que el niño va a aguantar la presentación. Si vemos que lo único que le interesa es manipular los objetos de la alfombra sin más, querrá decir que aún necesita mucha actividad manipulativa y continuaremos en el área de la vida práctica.

A lo largo del curso veremos varias lecciones en tres períodos con diferentes materiales y acabaréis de verlo mejor con los ejemplos prácticos de cada material.

Aquí os dejo un vídeo

Contraseña: SENSORIAL

Descárgate aquí la lección en PDF de este tema (4.1 Introducción a sensorial )

Descárgate aquí la lección en PDF de este tema (4.2 Lección en tres tiempos) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *