3. Necesidades I: ¿De dónde venimos?

Bloque 1: Vínculo.

3. Necesidades I: ¿De dónde venimos?.

 

Ahora que ya conocemos un poco más de historia y que hemos profundizado un poco en lo que es la teoría del apego, os voy a hablar de necesidades. Al hablar del vínculo y su importancia vimos como este se iba creando cuando satisfacíamos (o no) las necesidades infantiles. Siempre se va a crear un vínculo pero este puede ser de diferentes tipos: seguro, evitativo, ambivalente, desorganizado; además los tipos no son departamentos estancos, es decir no tienen por qué darse de una forma “pura”, ni tiene que ser igual con una persona que con otra, una misma persona puede tener un vínculo seguro con un progenitor y ambivalente con el otro.

La cuestión es que el vínculo que mejor favorece un desarrollo emocional sano en etapas posteriores es el apego seguro y es el que debería de primar tanto en las familias como en las aulas.

Para que ese vínculo se vaya creando tenemos que satisfacer sus necesidades, pero ¿qué necesidades? Eso es lo que vamos a ver en esta lección.

 

Antes de nada… ¿de dónde venimos?

Antes de comenzar a hablaros sobre necesidades me parece que tenemos que entender cómo es un bebé humano y para eso tenemos que entender nuestro origen.

Hace 4 millones de años se separaron los homínidos de los primates, es decir, los homínidos comenzaron a andar sobre 2 piernas en vez de sobre 4, lo que generó un cambio en la pelvis para favorecer el centro de gravedad, esta, se estrechó.

Tiempo más tarde, hace unos 40.000 años, ya como homo sapiens sapiens, nuestro cerebro evolucionó y se creó una nueva estructura, el neocórtex, la parte más externa de todo el cerebro, por lo tanto, nuestro cerebro se hizo más grande. Aquí había un problema, el bebé tenía una cabeza muy grande y el canal del parto, fruto de esa pelvis más estrecha, era más pequeño ¿qué ocurrió? Pues que los bebés de homo sapiens sapiens comenzaron a nacer antes de hora, antes de que estuvieran desarrollados porque sino el parto hubiera sido imposible.

 

Se dice que la gestación humana debería durar entre 18 y 21 meses, en función del autor, es decir, 9 meses dentro del útero y 9 o 12 meses más, fuera del útero, lo que se conoce como exterogestación, tiempo que necesitaría el bebé en el que se satisfacieran sus necesidades de la forma más parecida a como ocurría en el útero.

Tener en cuenta que dentro del útero el bebé recibe todo lo necesario para sobrevivir, se alimenta constantemente, la temperatura y la presión es constante, siente unas fronteras saludables que son las paredes del útero, el movimiento es constante, se encuentra en una unidad biológica con su madre… y de repente, se tiene que enfrentar a un cambio en la respiración, en la circulación sanguínea, en la forma de alimentarse, recibe los sonidos sin ningún filtro, la luz, los olores, la separación de su unidad biológica, la quietud, la ropa que roza su cuerpo, la fuerza de la gravedad…

Por lo que durante este tiempo de exterogestación, que biológicamente debería de permanecer en el útero, deberíamos de respetar lo máximo posible las necesidades del bebé.

¿y por qué se establece el límite de los 9 meses o el año del bebé? porque es cuando el bebé comienza a poder desplazarse, comunicarse, alimentarse… de forma más o menos autónoma, como hacen otras especies al nacer.

Dentro del reino animal hay 2 tipos de crías, las altricias y las precoces.

Las altricias son las que tienen muchas crías que nacen de una gestación corta muy poco desarrolladas y los progenitores las tienen que proteger, como los polluelos.

 

Las precoces son las que tienen muy pocas crías después de una larga gestación pero que cuando nacen ya hacen funciones típicas de los adultos de la especie. Sí observáis la imagen el primer gemelo ya está en pie mientras la madre todavía está pariendo al segundo.

¿Y nosotros qué somos? Pues ni una cosa ni la otra, ni tenemos grandes camadas después de embarazos cortos, ni tenemos una cría totalmente desarrollada después de un largo embarazo, somos altricios secundarios, con embarazos largos, pocas crías que debido a nuestra fisiología, nace con el cerebro sin desarrollar, inmaduro y que los adultos tienen que cuidar durante un tiempo bastante largo.

 

 

 

Imágenes

  1. Pelvis humana y canal del parto 
  2. Espacio en el canal del parto
  3. Polluelos https://es.wikipedia.org/wiki/Altricial
  4. Oveja como animal precocial, las crías se mantienen en pie al poco de nacer 
  5. Bebé porteado

 

 

Artículo para leer

Aquí os podéis descargar la lección en PDF

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *